Jul
28
2014

10 minutos con Diego Elizarrarás

El presidente de la Asociación Mexicana de Franquicias habla del reto de este modelo de negocio: crecer mucho más.

Por Laura Suárez Samper
08-22-2011

Diego Elizarrarás es uno de esos empresarios que trabaja día a día con la mirada puesta en el futuro.  Junto con su hermano Pablo transformó a su empresa, Todo de Cartón, en una proveedora de servicios de mensajería, paquetería y mudanzas. Y en 2000 tomó el sistema de franquicias como el camino para crecer. Ahora, al frente de la Asociación Mexicana de Franquicias (AMF), sueña con un sector más sólido. “Si vemos cuántas redes de franquicias de más de 500 unidades hay en México, no llegan al 1% del total”, señala. “Nos falta crecer mucho más”.

¿Cómo lograr esa consolidación?
Si bien hay que seguir trabajando en la creación de nuevos conceptos, ahora la clave está en la comercialización de las franquicias que ya están operando. En algún punto, los negocios que tenemos 50, 100, 150 unidades necesitamos encontrar lo que nos hace falta para llegar a las 700, 800. Eso puede ser mucho más redituable en términos financieros, de inversión de recursos y generación de empleos. El desafío es convertirnos en empresas de alto impacto.

¿Qué rol le toca a la AMF?
Dar un mayor valor agregado a nuestros miembros, ayudarlos a ser mejores empresarios y desarrollar herramientas que impulsen a las marcas con mayor potencial. Por ejemplo, estamos trabajando en una certificación voluntaria de franquicias. Sería una especie de ISO respaldada por la asociación y que podría ser aplicada por certificadores independientes. Estaría muy enfocada en cuestiones estratégicas, como derechos y obligaciones, asistencia técnica, etc. Y permitiría destacar, dentro del universo de franquicias que tenemos, las que son un modelo a seguir.

¿Todos podemos ser emprendedores?
No, no todo el mundo está hecho para tener y manejar un negocio. Es una gran responsabilidad, que además hay que asumir en un entorno poco favorable. Los negocios son cuesta arriba, al principio no sólo no ganas, sino que generalmente pierdes. Va a ser tu habilidad de tomar decisiones, de levantarte de las caídas y de cambiar estrategias lo que te va a fortalecer. Por eso siempre digo que para ser empresario hay que ser humilde y también un poco necio.

Comentarios
cp_ipad cp_ipad cp_ipad