Dic
18
2014

Luminnova: la luz del futuro

Esta empresa entrega soluciones innovadoras a la necesidad de ahorro en iluminación.

Por Marco Antúnez
05-15-2012

Eduardo Carlos Hernández, cabeza y director de Investigación y Desarrollo de Luminnova (www.luminnova.com) –empresa que desarrolla y comercializa productos de iluminación ecológica sustentable para industria y alumbrado público–, estudió Ingeniería Electrónica en la Universidad Iberoamericana. Su espíritu nunca fue el de un empleado y, desde que egresó, fundó una empresa.

Sus primeros intentos fallaron por falta de asesoría y profesionalismo en ciertas áreas. “Realizábamos proyectos con una presentación deficiente y carecíamos de una identidad corporativa; y nuestra primera idea –chips de identificación por radiofrecuencia–, gustaba mucho, pero nadie la compraba”, explica Eduardo.

Después probó suerte con una segunda empresa, que implantaba chips para localización e identificación en calzado y uniformes de miembros de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal. “Los dos años que trabajamos en esto nos dimos cuenta de la deficiencia en el alumbrado público en el país. La falta de innovación y la nula familiaridad de los ayuntamientos con las nuevas tecnologías nos impulsaron a ‘enfocarnos’ en soluciones novedosas de iluminación sustentable”. De ahí nació Luminnova.

Los primeros tres años fueron difíciles ya que la firma no encontraba su público meta. Pero en 2008, durante la crisis originada en Estados Unidos, las empresas e instancias públicas comenzaron a acercarse, interesadas en los beneficios económicos que traía la solución.

Y es que Luminnova utiliza cuatro tecnologías de ahorro de energía que predominan en el mundo, de las cuales ha creado dos: CFL-Croma y U-HID Vinter. Sólo comercializa focos y luminarias de marca propia, diseñando a su vez proyectos que contribuyan a mitigar la producción de gases de efecto invernadero (GEI). Porque además, esto se ha vuelto una necesidad para la industria y los gobiernos locales.

Existen más de 25 millones de luminarias de alumbrado público a nivel nacional. Cada año esa cifra crece, y por cada kilowatt de energía se genera poco más de medio kilo de dióxido de carbono (CO2).

Una luminaria de 250W de alumbrado público consume 1,368 KW al año, que cuestan $3,694. Una luminaria de LED Label de Luminnova consume $1,513 pesos al año, con un ahorro del 59%.

La buena noticia es que hoy parte de la industria mexicana ya implementa prácticas de responsabilidad ambiental. La moderación en el consumo energético refleja este fenómeno, que abre un mercado desde el usuario en el hogar hasta la infraestructura pública.

La Secretaría de Energía registra un crecimiento anual del 3.8% de la capacidad efectiva instalada para producir energía eléctrica desde 1998 a la fecha; mientras que el margen de reserva del Sistema Interconectado Nacional alcanzó 47% en los últimos tres años, lo que significa una subutilización a nivel nacional. Este impacto se debe en buena medida al ahorro.

Ideas brillantes

Eduardo y sus socios saben que las iniciativas ambientales les han preparado un terreno fértil, una conciencia ecológica que la gente siente cada vez más suya. Por ejemplo, la última década se han realizado programas como Luz Sustentable –que canjea focos incandescentes por lámparas fluorescentes–, creando una cultura de inversión en nuevas tecnologías para la iluminación del hogar. Esto repercute en la visión de los corporativos, que poco a poco han mudado a alternativas que requieren menos consumo eléctrico.

Para que funcionara como un concepto integral hacia los municipios y grandes industrias, Eduardo se asoció con gente que le permitió construir una empresa comprometida y sólida. Juan Carlos Zorrivas –que da garantías y seguimiento al servicio a cliente–, Gerardo García –director administrativo–, Jonnathan Salinas –director de Mercadotecnia– y Francisco Caballero han logrado forjar una marca con esfuerzos que se ven reflejados en los resultados, ya que desde hace cuatro años Luminnova crece a un ritmo del 100% anual. Hoy la compañía alumbra con su tecnología instalaciones de compañías como Lala, Bacardí, Bimbo o Pemex, e incluso al Auditorio Nacional. Aunque quizá uno de los casos que más destacan es su proyecto para el alumbrado público de Jalpa de Méndez, Tabasco. Antes, por el consumo de energía eléctrica el municipio generaba hasta 454 toneladas anuales de dióxido de carbono. Y Luminnova redujo la cifra a menos de 278 toneladas.

Eduardo cree, al igual que todo su equipo, que el futuro de la iluminación está en el presente de los productos que comercializa. “Por eso no dejamos de crear alternativas”, explica. “En el primer semestre de este año, lanzaremos Vinter Plus, una tecnología basada en U-HID (Ultra High Intensity Discharge) con una eficiencia de 120 lúmenes por watt, es decir, un 20% más alta que los LEDs. Queremos probar que el mundo puede ser más hermoso y estar mejor iluminado”.

Comentarios