Abr
24
2014

Habla de finanzas con tu pareja

¿Manejas presupuestos en común con tu media naranja? Descubre cómo evitar problemas financieros en el futuro.

Por J.D. Roth
10-08-2012

Los divorcios destruyen relaciones, fortunas e incluso negocios. El año pasado, la publicitada separación entre Frank y Jamie McCourt casi lleva a la bancarrota al equipo de beisbol Los Ángeles Dodgers. Al final, Frank accedió renunciar a los Dodgers y desembolsó más de USD$131 millones en efectivo y USD$50 millones en propiedades a favor de su ex esposa. 

Frank, al igual que todos los demás -en especial los dueños de negocios- deberían considerar los acuerdos prenupciales para proteger sus arcas. Algunas personas están en contra de estos acuerdos puesto que piensan que firmar uno significa planear de antemano un divorcio. Esto no es cierto; nadie se casa pensando en el divorcio, por lo que es mejor pensar en el acuerdo prenupcial como una especie de “seguro matrimonial” o de “seguro para el negocio”. 

Sin importar si firmas o no un acuerdo prenupcial, uno de los aspectos fundamentales antes de casarte es tener una discusión honesta sobre finanzas con tu pareja. Ron Lieber, quien escribe para The New York Times, recomienda que las parejas traten estos cuatro puntos: 

Antepasados: La manera en la que tu familia manejó las finanzas a lo largo de tu infancia y juventud desempeña un papel  importante en tu relación con el dinero y tus expectativas del mismo. 

Crédito: Es recomendable que las personas en una relación formal se muestren los reportes de crédito para que juntos discutan los resultados y planteen soluciones. 

Control: Antes de casarte, decide cuál será la estructura financiera, ya sea bienes mancomunados o separados, y quién es el responsable de llevar la contabilidad de la familia. 

Bienestar: Discute tus metas con tu pareja. ¿Qué tan ricos esperan ser juntos? ¿Qué están dispuestos a sacrificar para conseguirlo?

Claro está que el mejor seguro para prevenir un divorcio, y posiblemente perder tu negocio, es tener un matrimonio sólido. Encima de todo, esto significa tener comunicación constante, trabajar en equipo y no como enemigos. Siempre habrá algunas metas que no concuerden con las de tu pareja. Eso está bien, pero asegúrate de que primero alcancen sus metas en común antes de buscar sus deseos personales. 

Sigue estos consejos para impulsar este sentimiento de trabajo en equipo en el aspecto financiero: 

Revisen regularmente las cuentas. Establece un horario con tu pareja -ya sea semanal o mensual- para revisar las cuentas del hogar. Evalúen los gastos y los ingresos próximos y háganle frente a cualquier asunto inesperado.

No seas controlador. Cuando discutas de dinero con tu pareja saca el “yo” y el “tú” de la conversación; mejor usa el “nosotros”. Si unilateralmente le dices a tu esposa(o) que no puede gastar su dinero, se enojará. Trabajen juntos para encontrar una solución en común. 

Sé comprensivo. Si tu esposa(o) te pide que le llames la atención cuando gasta de más, hazlo. Si lo que está buscando es un consejo, dáselo. Pero no le des sermones ni actúes como si fueras superior, la idea es ayudar al otro a mejorar. 

Usa tus habilidades. Algunas personas odian pensar en su jubilación y en los ahorros para el retiro. Otros detestan cortar cupones o comprar descuentos por Internet. Está bien; deja que cada miembro de la pareja lleve el área de finanzas que más le gusta. 

Finalmente es importante comprender que es raro que las parejas coincidan en todo. La clave es buscar la mayor cantidad posible de intereses comunes. Esto funciona no sólo en las finanzas, sino también en todo lo concerniente a una relación.  

Comentarios
cp_ipad cp_ipad cp_ipad
Recomendaciones