Oct
23
2014

Deja de sobre pensar y actúa

Si te cuesta demasiado tomar decisiones, sigue estos consejos para romper con el ciclo y convertirte en un líder proactivo.

Por Nadia Goodman
10-26-2012

 Cuando te enfrentas a una decisión importante en tu negocio es fácil empezar a sobre pensar. Analizando los pros y los contras por lo general nos quedamos estancados y pensamos una y otra vez los mismos argumentos. Sin embargo, los líderes efectivos deben desarrollar la suficiente confianza para tomar acción; esta habilidad los hace más productivos. 

Como líder debes encontrar el punto intermedio entre el impulso y la inacción. Querrás hacer una investigación, consultar con tu equipo y definir múltiples opciones, pero no querrás hundirte en la decisión de qué opción es mejor. 

Si te encuentras sobre pensando una decisión importante, te compartimos tres formas para romper este ciclo:

1. Enfócate en ser adaptable, no perfecto
Los que sobre piensan las cosas, constantemente están buscando la respuesta “correcta”, o la solución que garantice el éxito. “Los líderes deben entender que es imposible estar preparado para todos los efectos”, señala Hillary Rettig, coach de productividad para emprendedores. Incluso las decisiones tomadas con cuidado tienen consecuencias no esperadas. 

Mejor, intenta ser adaptable. “La tendencia en los negocios ahora se inclina hacia la planeación eficiente”, dice Rettig, lo que significa liberar las decisiones rápidamente. Esta estrategia te permite cambiar de dirección conforme vas recibiendo información. 

2. Acepta la posibilidad de fracaso
Los sobre pensadores pasan mucho tiempo en argumentar y negociar con ellos mismos, creando un ciclo interminable. Sus argumentos están hechos para prevenir el fracaso pero, irónicamente, lo acaban invitando. “Esta técnica es muy poco efectiva y está destinada a fracasar”, afirma Rettig.

Para liberarte de la parálisis del sobre pensamiento necesitas sentirte cómodo con el hecho de que todas las opciones pueden dirigirte al fracaso. 
Deshazte del miedo a fallar y piensa en el fracaso de una forma diferente. En vez de verlo como un desenlace, velo como un comienzo y como información nueva que te da la oportunidad de adaptarte y mejorar; velo como un paso inesperado para lograr el éxito.  

3. Escucha tu instinto
Finalmente, debes tomar una decisión basándote en lo que sientes que es correcto para ti. “Casi siempre, cuando alguien es ambivalente, es porque está tratando de convencerse de hacer algo que no quiere hacer”, sostiene Rettig. 

Si no estás seguro de lo que quieres hacer, tira una moneda. Aunque suene ridículo, en el momento en que caiga la moneda, te sentirás o aliviado o deseando que resultase de la otra manera. Tu instinto tiene la sabiduría de tu experiencia, confía en él.   

Comentarios