Abr
20
2014

Cómo ser innovador sin perder el piso

Descubre cómo encontrar el balance entre estar abierto a nuevas ideas y proteger a tu negocio de los riesgos.

Por Nadia Goodman
11-27-2012

En el mercado actual tan cambiante sólo los negocios que innovan sobreviven. Pero ésa no es una tarea fácil para los líderes; por un lado, debes estar abierto a las ideas riesgosas, y por el otro, debes proteger tu negocio. Ser abierto y escéptico al mismo tiempo puede parecer contradictorio, y encontrar un balance entre ambas posturas, una tarea difícil. 

“La innovación empuja a los líderes a múltiples direcciones”, señala el psicólogo Sam Hunter. Pero aprender cuándo y cómo activar cada estado mental te ayudará a manejar el proceso de innovación de una manera efectiva. 

Te compartimos cuatro tips que te ayudarán a motivar la generación de ideas creativas y a mantener seguro tu negocio: 

1. Primero acepta todas las ideas
Al comienzo del proceso creativo, mientras te encuentras generando nuevas ideas, debes estar abierto a todas las sugerencias. “Para que ocurra un pensamiento verdaderamente creativo, los miembros del equipo deben creer que está bien proponer ideas extrañas y diferentes”, señala Hunter. Cultivar un ambiente de apertura da una sensación de seguridad entre los empleados. 

Asume que todas las ideas tienen  el potencial de ser grandiosas. Una idea terrible puede ser la inspiración de una grandiosa, por eso debes motivar a la gente a tomar riesgos y darles el espacio para hacerlo. 

2. Busca mejorar ideas, no criticar
Impulsa los debates que sirvan para mejorar ideas. La idea original puede parecer demasiado extravagante, pero quizás si lanzas ciertas propuestas o preocupaciones podrías ayudar a que tu equipo la perfeccione. Es un proceso reiterativo; con cada mejora, la idea se fortalece. 

Evita rechazar todas las ideas en cuanto las escuchas. “Criticar algo demasiado pronto es una señal de que alguien se resiste al cambio simplemente porque éste es difícil de manejar y podría significar más trabajo”, afirma Hunter. Mejora una idea lo más que puedas antes de juzgarla. 

3. Crea prototipos de bajo costo
Después de la fase inicial de “lluvia de ideas”, elige varias ideas que emocionen a tu equipo. Escoge una mezcla de ellas, incluyendo hasta las más riesgosas, y busca formas de bajo costo para probarlas. “Usa algún tiempo en dejar que la idea cobre vida”, dice Hunter. “El prototipo debe tener el suficiente desarrollo para poder hacer una evaluación real de él”. 

La idea aquí es probar ideas de manera rápida y barata. Crea prototipos de bajo costo o haz un bosquejo del plan, o realiza algunas sesiones de grupo. Una idea que puede parecer tonta en papel podría ser sumamente efectiva en la práctica. 

4. Sé escéptico antes de gastar
Una vez que has bosquejado un prototipo, sé muy crítico.  “Las lentes del escepticismo sólo deben usarse antes de que se implique un costo”, advierte Hunter. El proceso creativo se termina en este punto (o mejor dicho, se pone en pausa) y tienen lugar las preocupaciones prácticas. 

Reúne toda la información que tengas de cada idea y juzga cada una. Esto te ayudará a alcanzar tus metas. Recuerda que una idea divertida no necesariamente es un buen negocio. 

Comentarios
cp_ipad cp_ipad cp_ipad
Recomendaciones