Ago
21
2014

11 pasos para comunicarte mejor

Descubre cómo conectarte con tu audiencia, ya sean clientes, empleados o posibles inversionistas.

Por Entrepreneur
01-07-2013

Como emprendedor necesitas saber cómo comunicarte de forma clara para poder asumir efectivamente el rol de líder de tu empresa y para vender tus ideas de negocio. Las palabras que dices y escuchas son sólo el principio del camino que recorre tu mensaje para llegar a tus empleados, clientes o inversionistas. El secreto está en la manera de decirlo y, sobre todo, de escuchar.

Los siguientes pasos te ayudarán a iniciar conversaciones que instantáneamente te llevarán a una relación duradera y productiva.

1. Relájate
El estrés genera irritabilidad, lo que conduce al enojo, el cual genera una mala conexión con otras personas. Diferentes estudios demuestran que los ejercicios de relajación de un minuto incrementan actividad en nuestro cerebro, factor esencial para la comunicación y la toma de decisiones. Por lo que antes de empezar cualquier conversación importante, mide en una escala del uno al 10 (siendo uno completamente relajado y 10 extremadamente tenso) qué partes de tu cuerpo son las más tensas y anota los resultados.

A continuación, inhala lento a la cuenta de cinco y exhala de la misma manera, repitiéndolo tres veces. Cuando termines, bosteza varias veces y ve si lograste relajarte; asigna un número del uno al 10 para calificar tu nuevo estado y escríbelo.

Ahora, masajea hacia arriba y hacia abajo los músculos de la cara. Luego, cuidadosamente desplaza tu cabeza de lado a lado y de atrás hacia adelante. Después, mueve tus hombros con movimientos circulares durante 10 segundos. Por último, otra vez respira profundo y anota tu estado de relajación para descubrir la mejora conseguida. 

2. Mantente atento
Cuando te enfocas en tu respiración y relajación, tu atención se eleva y tus pensamientos se calman. Si agregas este nivel de concentración a una conversación, podrás escuchar los diferentes tonos de la voz que contienen el significado emocional de las palabras. Esto te permitirá reconocer cuando una charla va por buen o mal camino. 

3. Aprende a escuchar
Para comunicarte de manera efectiva es primordial que escuches. En primer lugar, desarrollar el talento de guardar silencio ayuda a poner atención a lo que otros dicen. Ya después encontrarás el momento oportuno para tomar la palabra.

4. Sé positivo
¿Estás ansioso, alerta o calmado? Una vez que evalúes tu estado, pregúntate a ti mismo: ¿me siento optimista acerca de esta plática? Si tienes alguna duda, ansiedad o frustración es mejor posponerla.

Si no puedes, al menos ensaya mentalmente la conversación, lo que será de gran utilidad para identificar declaraciones que puedes llegar a hacer y que tal vez debiliten la estrategia para llegar a tu meta.

5. Sé claro
Para hacer la conversación balanceada y justa, todos los involucrados tienen que ser honestos y concisos acerca de sus valores, intenciones y objetivos. Si tus valores no están alineados con las personas con las que quieres hacer negocios, los problemas serán inevitables. Así que confirma lo anterior manteniendo la cautela, pues algunas personas te dirán lo que quieres escuchar.

Consejo: para ver las verdaderas intenciones de la gente, utiliza el talento de escuchar y observa las señales no verbales (como gestos y ademanes).

6. Evoca memorias
Llega a la junta o plática con una expresión que transmita bondad, compasión e interés. Ojo: estos sentimientos no pueden ser fingidos; si no los sientes, recuerda un momento feliz con las personas que amas y respetas, eso relajará los músculos alrededor de tus ojos y te sacará una suave sonrisa. Todo esto busca generar un sentimiento de confianza en los demás.  

7. Cuida la comunicación no verbal
Observa a tu contraparte, pero no la mires fijamente. Asegúrate de que tus pensamientos no te distraigan. Si una persona quiere ocultarte un sentimiento de vergüenza o de engaño, éste se manifestará durante una fracción de segundo.

Si bien las microexpresiones sólo significan que la verdadera emoción está escondida, no te revelarán la razón por la cual se oculta.

8. Sé agradecido
Las palabras con las que empiezas marcan el tono de la conversación. Inicia con un cumplido y acaba con otro que demuestre tu agradecimiento. Sobra decir que todo lo que expreses debe ser sincero. Antes de elegir las palabras que usarás, piensa qué es lo que más valoras y respetas de la otra persona. 

9. Habla cálidamente
Si bajas el timbre de voz y hablas más despacio, el receptor responderá con mayor confianza. Cuando alguien está enojado, excitado o asustado, eleva el timbre y la intensidad; también varía la velocidad y el tono que utiliza.

Por otro lado, una voz cálida y que denote apoyo es signo de liderazgo, lo que genera más satisfacción, compromiso y cooperación entre los integrantes de tu equipo. 

10. Ve más lento
Exponer tus ideas con calma ayudará a que todos comprendan mejor tu mensaje y esto los llevará a respetarte más. Parece una tarea fácil, aunque en la realidad implica un gran trabajo, ya que –como los niños– hablamos rápido en automático.

Expresarse lentamente tiene un efecto calmante en personas que se sienten ansiosas, en tanto que hacerlo rápido estimula el enojo o el miedo.

11. Sé breve
Limítate a hablar no más de 30 segundos seguidos. La mente retiene muy poca información, por lo que si necesitas comunicar algo esencial, dilo en segmentos pequeños (en una o dos oraciones); después, espera a que tu receptor asimile lo expresado. Si las personas involucradas guardan silencio, di otra oración y luego haz otra pausa.

Tip: antes de empezar a hablar, escribe los puntos clave que tocarás.  En conclusión, tener un balance en la comunicación es elemental, pues es igual de importante hablar bien que saber escuchar, así como lo verbal y lo no verbal; es esencial estar relajado y, al mismo tiempo, atento y concentrado. Encuentra tu punto de equilibrio y haz más productivas todas tus conversaciones. 

Comentarios
cp_ipad cp_ipad cp_ipad