Oct
25
2014

Lecciones de la guerra en los negocios

Muchos términos bélicos pueden aplicarse en las empresas. Descubre cómo ganar batallas que te lleven al triunfo.

Por Adam Toren
01-16-2013

‘Divide y vencerás’ es tan sólo una de las muchas máximas bélicas que son aplicables en el mundo de los negocios. Te compartimos algunos otros términos que te ayudarán a ganar batallas, aunque sean contra gigantes: 

Recursos
La batalla por la supremacía en la guerra o en los negocios comienza con la batalla por los recursos. En la guerra, los recursos son las armas, los soldados y las provisiones; en los negocios son tus inversiones y capital humano. Claramente, conforme tengas más recursos más oportunidades tendrás de ganarle a tu competencia. Sin embargo, no debes darte por vencido si no tienes los recursos económicos. Aun así, puedes ganar. 

Estrategia
Nada se parece más a una guerra que un juego de ajedrez. Los jugadores se oponen del uno al otro lado de la mesa, dejando sus piezas expuestas. Lo único que el jugador (o, en este caso el empresario) no deja expuesto es su estrategia. Antes de avanzar ha investigado, organizado y planeado el ataque que devastará a su oponente. Tu estrategia está en tu Plan de negocio, y sólo tú y las personas en quienes más confían conocen tu verdadera estrategia. 

Tácticas
Mientras que la estrategia se trata de un plan concebido en la mente, las tácticas son las maniobras precisas para implementar esa estrategia. Si seguimos con la analogía del ajedrez, las tácticas son aquellos movimientos que atrapan al oponente; en los negocios, tus tácticas son tus labores diarias que hacen que tu negocio avance. Cada paso que das debe contribuir a esa estrategia. 

Los mejores pasos, o tácticas, contribuirán a ayudarte a alcanzar tu estrategia. Esto incrementa la eficiencia y te da tiempo para implementar todo tu plan. 

Victoria y derrota
En la guerra, una derrota por lo general se mide en la cantidad de muertes y en el consenso de los líderes. Algunas guerras tienen perdedores claros, como lo fue el Eje en la Segunda Guerra Mundial. Otras guerras, como las justas políticas, son más difíciles de definir en términos de ganadores y perdedores.  

Los negocios son similares, aunque las derrotas claras son muy evidentes. Por ejemplo, una empresa mejora su posicionamiento o pierde una porción del mercado. Y aunque la competencia por ganar clientes es feroz, hay suficiente espacio para el éxito. 

Diplomacia
Incluso las guerras tienen reglas que son definidas por las comunidades internacionales. Si un país las rompe, se le margina. De la misma manera, los emprendedores deben seguir un código de ética que supervisa su camino al éxito. 

Los negocios, al igual que los países corruptos, pueden triunfar en un principio con  su comportamiento poco ético. Pero, afortunadamente, los países más exitosos son masters en diplomacia y evitan los conflictos. Haz lo mismo en tu empresa: actúa responsable, sustentable y moralmente. Los clientes preferirán tu negocio y otras compañías seguirán tu ejemplo. 

Comentarios