Oct
31
2014

Seis Grados: Un negocio que enamora

Esta agencia de matchmaking aprovechó un sector desatendido: el de los solteros. Ahora, busca expandirse como franquicia.

Por Belén Gómez-Pereira
01-23-2013

“La vida se disfruta mejor en pareja” afirma Marco de la Cruz, fundador de Seis Grados, una agencia de asesoría personal e imagen integral. Y aunque el principal objetivo de esta empresa es ampliar las conexiones sociales de sus clientes, la mayoría de ellos los contacta para encontrar a su media naranja.

Tan sólo en Estados Unidos, en 2012 la industria del matchmaking reportó ventas cercanas a los $1,300 millones de dólares. En palabras de Marco esto se debe a los cambios que ha sufrido la sociedad en las grandes ciudades. La inserción de la mujer en el ámbito laboral, la búsqueda del éxito profesional y la inseguridad en las urbes son tan sólo algunos de los motivos por los que cada día es más difícil conocer personas afines a uno, afirma el emprendedor.

Marco ideó la creación de Seis Grados mientras vivía en Toronto, Canadá, cuando descubrió que era parte del público meta de las agencias de emparejamiento. El ritmo de vida ajetreado y la falta de tiempo para cultivar relaciones lo impulsaron a hacer amistades por la red. De regreso en México notó que en el país esta industria aún no era explotada y que existían pocos servicios confiables dedicados a este demandante sector.

Fue así como en 2008 -con ayuda de la Incubadora del Tecnológico de Monterrey para desarrollar su Plan de negocios-  inició operaciones en Guadalajara. Actualmente, la compañía también está presente en el Distrito Federal (donde se concentra el 45% de su clientela), Estado de México, Monterrey y muy pronto en Puebla.

Directo al nicho

Seis Grados no es en nada parecido a un sitio Web de citas tradicional en el que dos personas interactúan, independientemente de la edad y el nivel socioeconómico. A diferencia, esta agencia posee una estricta metodología, basada en la personalización y confidencialidad, y un proceso muy selectivo de los candidatos para asegurar “encuentros inteligentes únicamente entre profesionales exitosos”.

Y es que no cualquiera puede adquirir una membresía. El solicitante debe cumplir con ciertos requisitos como ser mayor de 25 años las mujeres ,28 los hombres, y recibir un sueldo mensual mínimo de $15,000 pesos, entre otros factores. De contar con el perfil, puede comprar una membresía cuyo costo depende del número de ‘citas’ que desee tener (están disponibles de tres y de seis).

Los paquetes además incluyen una serie de asesorías. La primera consiste en una entrevista personal con un psicólogo o headhunter que se encarga de evaluar los intereses y estilo de vida del candidato, así como de validar la información proporcionada por Internet. “Esto, con la intención de verificar que la persona sea quien dice que es”, añade De la Cruz.

Lo siguiente son dos horas de coaching con un experto en comunicación que le enseña cómo comportarse y de qué hablar en una cita, y con un diseñador de imagen que le indica el tipo de vestimenta que más le favorece. “Aunque esto no asegura el éxito del encuentro, entrega herramientas para tener más seguridad y confianza en uno mismo”, sostiene el empresario.

Una vez concluido el ‘entrenamiento’, Seis Grados programa los encuentros según las agendas de trabajo e intereses de los citados. El lugar de reunión -ya sea un restaurante, bar o cafetería- debe ser desconocido para ambos y es elegido por la empresa de su lista de aliados. “Mandamos gente que nunca ha visitado su establecimiento, y luego les enviamos su retroalimentación”, dice Marco, quien asegura que estas alianzas comerciales han sido clave para su crecimiento.

Con paso firme

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), del 2000 al 2010 aumentó en un 97 por ciento la cantidad de solteros de entre 20 y 49 años de edad. Frente a este panorama, los productos y servicios que motivan la actividad social de los ‘no casados’ ostentan una gran popularidad.

Y así lo puede constatar Seis Grados que, en sus cuatro años de operación, ha conseguido más de 10 mil registros y está listo para expandirse bajo el esquema de franquicias. Entre las ambiciosas metas de la compañía están el comercializar seis franquicias en 2013, así como llevar su modelo de negocio a Centroamérica, Sudamérica y a la comunidad latina en Estados Unidos.

¿Cuál es su estrategia? Mantener la confidencialidad y el exigente perfil de sus clientes, aumentar las alianzas y promover su exclusivo programa computacional. Asimismo, desde el año pasado, Marco incorporó a su equipo formado por 19 colaboradores a Yolanda Gil, quien ahora funge como su socia y que le ha facilitado especializar ciertas áreas de la organización. “Lo esencial es que compartimos la misma visión”, afirma el director general. 

Pero Seis Grados espera ser mucho más que una simple asesora de imagen; busca ser un servicio integral que entregue soluciones reales a los problemas de la vida moderna. Para ello, en unos meses esperan publicar una guía de lugares (especialmente restaurantes y cafeterías) ideales para citas, así como producir un programa de televisión tipo reality para ayudar a las parejas. Todo esto con la idea de atender al creciente y rentable nicho de mercado que representan las mujeres y los hombres solteros.

Comentarios