Oct
31
2014

Comal-ito: Reinventa lo tradicional

Esta empresa innovó la forma de calentar alimentos al centro de la mesa, con un comal moderno que se exporta a EE.UU.

Por Marisol García Fuentes
01-28-2013

La innovación no está ligada exclusivamente a las Tecnologías de la Información (TI), sino a la transformación de ideas o conceptos que solucionen una problemática específica.

Así lo entendió Marcela de la Vega y su esposo Antonio Coste –de 62 y 63 años de edad–, creadores de Comal-ito, un comal que se puede colocar al centro de la mesa sin riesgo de provocar quemaduras. “Es como tener una extensión de la estufa en tu comedor, lo que, además de mantener las tortillas calientes, fomenta la integración familiar”, sostiene Marcela.

La idea surgió hace siete años en una comida familiar, que por cierto la emprendedora no disfrutó por estar calentando tortillas en la cocina. Desarrollar los prototipos llevó cuatro años y medio, hasta que lograron un comal con un acabado porcelanizado, que permite el calentamiento rápido (en 10”) y parejo de la tortilla, sin que se adhiera a la superficie.

El comal funciona con una lata de alcohol sólido (por lo que no necesita de gas ni electricidad), que permite que sea utilizado en interiores y exteriores. Al alcanzar una temperatura al centro de 400 C (el doble de una hornilla), posibilita además fundir quesos y asar carne, mariscos, cebollas, chorizo y nopales.

Comal-ito tiene una base de alambrón tipo alforja con un acabado de pintura resistente al polvo y a la oxidación. Encima se le coloca un cilindro que concentra el calor de la parrilla. “En sus materiales es donde se encuentra la mayor innovación”, comenta Melissa Gómez Esqueda, administrador de proyectos del Sistema de Asistencia Tecnológica Empresarial (SATE) de la Fundación México-Estados Unidos para la Ciencia (Fumec).“Y tiene gran potencial para el mercado internacional”, agrega.

“Su diseño es artesanal y mexicano”, dice Antonio. Está hecho con arenas sílicas, que evitan que se caliente o se quiebre, como sucede con el barro. Mientras que su uso tiene un costo menor al de una estufa de gas, una parrilla eléctrica o un microondas, pues una lata del combustible cuesta $10 y dura aproximadamente una semana.

La empresa produce 9,000 Comal-itos al mes. Desde hace dos años comercializa el producto a través de su página Web y en abril comenzó a venderlo en algunas tiendas de Comercial Mexicana. Hoy, ya está en algunas tiendas Superama de Morelos y el Distrito Federal, y exporta unas 25,000 piezas al año a Los Ángeles, Chicago y Texas, en Estados Unidos.

Comal-ito sigue innovando y acaba de lanzar al mercado su parrilla Table-top grill. Y ahora busca más distribuidores de sus dos líneas para México. Marcela tiene tanta fe en sus productos que prevé que en corto tiempo serán lo que un exprimidor de limones o un tostador de pan, es decir, “ya nadie va a concebir su casa sin ellos”. 

Comentarios