Sep
01
2014

Historia de las franquicias en México

Conoce la evolución de este sector en el país que se ha convertido en uno de los más dinámicos de la economía.

Por Ferenz Feher Tocatli
04-22-2013

Han pasado 7,400 días desde que salió a la venta la primera edición de 500 Franquicias de Entrepreneur en México. Veinte años de éxitos y desaciertos. Veinte años donde las cifras nos dan la razón: el sector es uno de los más seguros, donde las posibilidades de recuperar la inversión son mayores en consideración de otros modelos de negocio.

Este artículo es un homenaje a todos los protagonistas de esta interesante historia, como la vida misma de los emprendedores que se dieron a la tarea de cambiar lo que estaba a su alrededor. La cronología de los datos ha sido redactada de acuerdo a los momentos clave, ya que al delimitarse de esta manera, se establece una línea de tiempo durante la cual, las franquicias cambiaron, crecieron y mejoraron; lo que afianza la cultura empresarial de nuestro país y del mundo.

1980s

1985
McDonald’s fue la primera franquicia que llegó al país. Así, a partir del 29 de octubre de 1985, día en que inició operaciones en el Distrito Federal, México entró en una nueva era, donde los negocios probados nos enseñarían una nueva modalidad para emprender. Actualmente, esta marca tiene más de 360 sucursales en la República.

1989
Dormimundo fue de las primeras marcas mexicanas en franquiciar; el primer registro que se tiene es de 1989, cuando contaba con 30 unidades y hoy tiene 213.
Nació la Asociación Mexicana de Franquicias (AMF), con una modesta cantidad de marcas afiliadas y con René Morato Fontana, director de Franquicias de Howard Johnson al frente de ésta. Desde entonces, esta organización ha impulsado el desarrollo del sector, sumando más de 300 marcas a la fecha.

1990s

1990
Juan Huerdo Lange (Q.E.P.D.), director general del Centro Internacional de Franquicias, asumió la presidencia de la AMF. De hecho, en honor a él, la AMF año con año otorga el “Premio Juan Huerdo” a la persona o institución que se haya destacado por sus aportes a este sector.

1991
La franquicia es reconocida como una figura jurídica vigente en la legislación mexicana, al ser incluida en el artículo 142 de la Ley de Propiedad Industrial, anteriormente conocida como la Ley sobre el Control y Registro de la Transferencia de Tecnología.

1992
Para este año, el libro Franquicias: la revolución de los 90, de los hermanos Enrique y Rodrigo González Calvillo, era el único escrito por mexicanos hasta ese momento, el cual hablaba acerca de la realidad de la franquicia en el mundo y de las consideraciones generales que debían seguirse para desarrollar estos modelos.

1994
Para formalizar el contrato de franquicia, en México, a partir del 8 de diciembre de este año, se volvió obligatorio entregar la Circular de Oferta de Franquicia (COF), la cual indicaba el estado que la empresa guardaba estableciendo algunos temas como la vigencia del contrato y otras características de la franquicia, pero no se tenía establecido ningún parámetro para conocer el estado general de la empresa franquiciante. La COF era entregada mínimo 15 días antes de la celebración de la firma.

Luis Luna Neve se hizo cargo de la AMF y salió en enero al mercado la primera edición de 500 Franquicias de Entrepreneur en México, misma que no alcanzó la cifra estipulada desde el inicio, ya que únicamente se contabilizaron 457 marcas – en su mayoría, extranjeras–. El listado de la edición 2013 integra 1,010 marcas.

Históricamente, 1994 fue uno de los años con mayor complejidad en lo que a la economía de México se refiere. Para el sector de las franquicias representó un año clave en cuanto a la llegada de nuevas marcas a nuestro territorio. Por otro lado, algunos trabajadores liquidados a raíz de la crisis económica decidieron invertir su patrimonio en franquicias que representaban seguridad.

1995
Datos de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) señala que en este año más de 5,000 restaurantes cerraron sus puertas o se declararon en quiebra. De esa cifra, únicamente 19 fueron franquicias.

Enero 1995
A partir de 1995, y como un claro aviso a los demás sectores, la revista Entrepreneur tituló a su edición especial 500 Franquicias en México. De esta forma se demostró, por primera vez, que las franquicias crecían, inclusive, en épocas difíciles: uno de los principales argumentos para los franquiciantes a la hora de otorgar sus modelos de franquicias.

También ya se hablaba de las franquicias mexicanas que traspasaban fronteras. Marcas como Helados Bing y Holanda, ubicaban franquicias en España, Guatemala y El Salvador. Otras como Souvenirs Bye Bye, Flash Taco y VIPS, anunciaban su exportación a Estados Unidos y Juven’s (ropa para bebés, niños y jóvenes) se expandía a Chile. 

Para este entonces, buscar apoyo por medio del Gobierno e Instituciones Financieras era una realidad gracias a Bancomer y su gerencia especializada en Franquicias, en la que exclusivamente se atendían solicitudes de crédito para ese sector. Además, el BNCI, Nafin, Bancomext y el Fidec se encargaban de brindar préstamos a los interesados en adquirir este modelo de negocios.

El marco legal en ese momento incluyó a la Circular de Oferta de Franquicia (C.O.F) en el artículo 142 de la Ley de la Propiedad Industrial, la cual se definía de la siguiente manera: “Quien conceda una franquicia, deberá proporcionar, previamente a la celebración del convenio respectivo, la información relativa sobre el estado que guarda su empresa…”. Tres años y medio después se definió el contenido del documento.

Para 1995, Bancomer, Bancomext, Nafin y Banorte eran las opciones que los inversionistas tenían a la hora de solicitar un préstamo para la adquisición de una franquicia. El financiamiento era desde $100,000 hasta $10 millones, dependiendo la entidad financiera y los plazos variaban de uno a cinco años. No se proporcionaba el porcentaje claro de los intereses. En todas las alternativas, los créditos eran establecidos preferentemente para Pymes y/o compañías que trabajaban directa o indirectamente con el comercio exterior, actividades agroindustriales, agropecuarias, etc. Pero nunca para franquicias específicamente.

1996
Aunque Sushi Itto ya comercializaba su marca en Guatemala desde 1991, en 1996 voló a Panamá y Estados Unidos. Hoy, cuenta con 117 sucursales en México y tiene una presencia internacional en crecimiento en la Unión Americana, Centroamérica y España.

Diversiones Moy fue uno de los primero casos de éxito de franquicias mexicanas en el extranjero (1996). En ese momento contaba con 60 unidades y se preparaba para entrar a Centroamérica. En 2012 sumaban 16 sucursales, las cuales no se especifica si son o no franquicias.

Se habló por primera vez de Prendamex en la edición de 1996 de la revista. Para 2001 ya sumaba 60 unidades y hoy tiene una red con 920 sucursales en México y presencia en Guatemala y Estados Unidos.

En 1996, se estimaba que diez años después existirían  600 ó 650 marcas. La realidad superó estas cifras, pues en la edición especial de ese año de Entrepreneur se contabilizaron 750 enseñas.

1997
La AMF ya afiliaba a 150 marcas, lo que representaba un crecimiento importante en el gremio. A pesar de ello, se publicaron las primeras notas sobre los errores en las franquicias, donde la marca Deportes Martí, por ejemplo, anunció que dejaba el modelo de franquicias, dada la situación económica por la que atravesaba el país.

La salida al extranjero de varias marcas nacionales sirvió como ejemplo de otras empresas, que desarrollaron sus marcas de acuerdo a esta modalidad de negocio… y salieron adelante. Uno de estos casos fue D’Paul, que en 1999 se lanzó a la aventura de franquiciar sus tiendas de ropa para caballero.

1999
Ya en 1999 y el año 2000 se hablaba de las primeras franquicias de baja inversión, las cuales se adquirían a partir de $40,000. Estas franquicias ofrecían servicios como software para crear libros personalizados, diversos talleres y hasta un expendio de churros.

2000s

2001
Para este año, las franquicias se presentaban como una de las opciones de negocios preferente y asegurada para los emprendedores. La AMF estimaba que la tendencia para los siguientes años sería parecida a la que se presentaba en esos años, es decir, que crecerían entre un 15 y un 20% anual. Esa cifra fue ajustada a partir de la diferenciación actual de las franquicias y las oportunidades de negocios, que se hizo oficial en la revista Entrepreneur a partir del 2004.

2003
En la edición de este año se habló por primera vez de franquicias sociales y su tendencia de crecimiento en Brasil, con una veintena de conceptos en desarrollo, entre los que destacaban las siguientes: guarderías para niños de padres de escasos recursos, capacitación técnica para jóvenes de bajos recursos, escuelas de informática en prisiones, apoyo y creación de estrategias de distribución de artesanías, creación de fundaciones junto con instituciones privadas y entretenimiento con payasos en pediátricos y orfanatos.

2005
En octubre de ese año, la AMF, los principales consultores de negocios y franquicias y la Comisión de Economía de la LIX Legislatura de la Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión participaron en el Decreto que reformó y adicionó diversas disposiciones a la Ley de Propiedad Industrial, en materia de Franquicias. En el documento se modificó la definición de Franquicia (Artículo 142), además de otras disposiciones como el contenido mínimo de la COF.

2006
Con estas últimas modificaciones a la Ley, algo importante se gestaba justo en el último trimestre del 2006. La Secretaría de Economía (SE) mantenía importantes reuniones con la AMF, los consultores y algunos representantes clave del sector. En equipo, se estaba formando el Programa Nacional de Franquicias (PNF), que iniciaría con las funciones del nuevo presidente electo: Felipe Calderón.

En mayo de 2006 inició el programa “Crédito a Franquicias”,  desarrollado por la Secretaría de Economía (SE), y había $40 millones como fondo de garantía. El banco que otorgaría los créditos era HSBC. Para diciembre de ese año, no se veía ningún avance sobre el programa, por lo que se redujo 50% el fondo destinado.

2007
En la edición número 15 de 500 Franquicias se reportó la exportación de El Fogoncito a China, primer restaurante de franquicias mexicano en el país asiático, así como FONART 100% MEXICANO en mercados centroamericanos. También se incluyeron seis marcas significativas a lo largo de la historia de franquicias en nuestro país: Dormimundo, Prendamex, Sushi Itto, Hawaiian Paradise, El Fogoncito y Los Bisquets Bisquets de Obregón, conceptos que a la fecha siguen representando orgullosamente a México en el mundo.

El constante crecimiento del sector, aunado con el ímpetu impreso en todos los conceptos de franquicias y la estabilidad del modelo hicieron posible que en el año 2007 viera la luz el primer programa de apoyo gubernamental al sector. En el PNF, se brindaba un porcentaje de la cuota para el desarrollo de un mayor número de cadenas de franquicias. Así, se logró crecer de 750 marcas en 2007 para llegar a 1370 en 2012.

2008
México estaba ubicado como el séptimo país generador de marcas de franquicias.

2009
En cuanto a los modelos de franquicias desarrollados, a partir de 2009, se empezaron a gestar un número importante de desarrollos conocidos con la modalidad “más noble” de las franquicias, hablamos de las franquicias sociales o con impacto social. Modelos que estaban reconocidos en Brasil, pero que aquí aún no se implantaban con éxito. De esta manera, las franquicias no sólo clonan negocios, sino respuestas a las principales problemáticas de las poblaciones vulnerables del país.

Las microfranquicias también fueron otra opción que creció a partir de la inestabilidad económica mundial, ya que los conceptos establecidos que no podían ser adquiridos por emprendedores, se diversificaron de tal manera que podían prescindir de grandes locales o de un mayor número de personal.

Mención aparte merece el estudio para la comercialización de las marcas y con ello, la creación de las tiendas de franquicias u otros modelos que brindan a los futuros franquiciatarios un abanico de posibilidades que nunca habían imaginado. Franchise Store, la primer tienda de Franquicias, ha significado una innovadora forma de adquirir uno de estos modelos.

2013
Con base en todo lo anterior, podemos asegurar que el sector se encuentra en una etapa decisiva, la cual puede significar sólo una cosa: crecimiento. Las franquicias en México están bien fundamentadas; el Gobierno Federal lo sabe, y el presidente Enrique Peña Nieto, ha mostrado interés para continuar el apoyo, aunque todavía no está delimitado el procedimiento.

Actualmente, las universidades en México toman el caso de estos negocios como verdaderas oportunidades de crecimiento empresarial. Hay un mayor número de textos que hablan acerca de los mismos y cada día nacen nuevas opciones para adquirir.

Oficialmente, en México existen 1,370 marcas de franquicias; 873 más que las publicadas en la primera edición de las 457 Franquicias (1994) de Entrepreneur.

Comentarios
cp_ipad cp_ipad cp_ipad