Dic
19
2014

3 claves para crear tu marca personal

Más allá de tu pitch de elevador o tu ropa, debes construir una marca que te diferencie y te grabe en la mente de las personas.

Por Karen Leland
06-14-2013

Todo dueño de negocio sabe que su empresa necesita una combinación única de mensaje, nombre, reputación e imagen que la posicione como una marca. Pero también es crítico para los emprendedores tener una marca personal, la cual se construye a partir de los talentos, el compromiso y la energía que impriman en su trabajo.

Una marca personal sólida no se trata de sólo tener un excelente pitch de introducción, ropa de marca o presencia en redes sociales, sino de realmente darle una ventaja competitiva a tu negocio.

Te compartimos tres componentes clave para crear una buena marca personal y cómo desarrollarlos:

1. Una presencia física poderosa
Esto incluye todo en lo que un cliente potencial pudiera fijar sus ojos; desde tu vestimenta hasta tus elementos de marketing, como las tarjetas de presentación, folletos y sitio Web.

Por ejemplo, tuve de cliente a un dentista que se especializaba en un tratamiento estético y que me pidió consultoría en marketing. Estaba perplejo porque otro dentista, con la misma especialización, tenía más clientes en su mismo mercado local.

“Tengo más experiencia y estoy igual de calificado, y además estoy 90 minutos más cerca que él”, se quejaba. “No lo entiendo”. Después de echarle un vistazo a su sitio Web, lo comprendí todo. Su presencia online era, en una palabra, desastrosa. El sitio era obsoleto, feo y difícil de navegar. Cuando le señalé este punto, me contestó: “A nadie le importa eso. No vale la pena gastar dinero en crear un buen website”.   

De todos los errores de branding que veo que cometen los emprendedores, no contar con un sitio moderno, actualizado, bien brandeado y fácil de navegar es uno de los peores. Así que debes preguntarte si todos los aspectos que conforman tu marca personal (tarjetas, sitio Web, redes sociales, etc) concuerdan con la calidad que buscas promover de tu negocio.

2. Un atractivo intelectual sólido
Más allá de parecer inteligente, saber entregar mensajes con claridad es clave para construir tu marca personal. Muchos emprendedores se sienten satisfechos si cuentan con un buen pitch de elevador. Y aunque éste es un elemento importante, no lo es todo; también debes pensar en lo siguiente:

-    ¿Cuáles son los servicios o procesos que ofreces que te diferencian de la competencia?
-    ¿Cuál es tu propuesta única de marca, no en términos de lo que haces sino de cómo lo haces?
-    ¿Qué opiniones y puntos de vista únicos usas para diferenciarte?

 Muchas veces, se necesita sólo de un pequeño ajuste para conseguir que la expresión intelectual de tu marca vaya por buen camino.

Una vez tuve una clienta que se ‘vendía’ a sí misma como coach en medios. La gente la contrataba para capacitarlos en temas de comunicación, pero no le compraban otros servicios adicionales. Al simplemente trabajar el lenguaje que usaba para describir sus servicios -de manera que reflejara ambos, su coaching en medios y consultoría estratégica- instantáneamente vio resultados y aumentó significativamente el ticket de venta promedio en su negocio.

3. Un impacto que perdure
En esencia, ésta es la parte en la que le hablas al corazón de tus clientes. En mi experiencia trabajando con emprendedores, también es el aspecto más olvidado al crear una marca personal.

Cuando miras hacia lo que tus clientes, actuales y pasados, dicen de ti , ¿cuál es su experiencia sobre cómo influiste en ellos? ¿Qué palabras y frases utilizan para describirla?

Pregúntate a ti mismo: ¿De qué formas puedo ir más allá de simplemente proveer un servicio o producto? Es esencial que integres este impacto permanente en sus vidas en tu mensaje de marketing.

Comentarios