Sep
02
2014

Mexicanos triunfan en Silicon Valley

Con la inversión de la meca de la tecnología, Yogome proyecta llegar a 2 millones de descargas de sus apps de juegos educativos en 2013.

Por Marissa Sánchez
08-06-2013

Los niños cambiaron. Atrás dejaron los cuentos de hadas y los mundos de ensueño para replicar hábitos de consumo de los adultos. Por eso, de acuerdo con la agencia especializada en estudios de mercado Lexia, hoy es más sencillo conquistarlos; incluso influirlos, con modelos que repliquen el estilo de vida de “los grandes”.

A esta tendencia de consumo hay que sumar que tanto la violencia como el ausentismo de los padres (por trabajo, principalmente) restringieron la oportunidad de los niños de convivir en el mundo real confinándolos al plano virtual. El resultado: internautas cada vez más jóvenes y padres de familia dispuestos a pagar por entretener a sus hijos sin importar el lugar.

Fue esta oportunidad la que animó a Manolo Díaz (29) y Alberto Colín (28) a fundar Yogome, startup dedicada al diseño y comercialización de juegos educativos protragonizados por superhéroes para niños, descargables como apps para dispositivos móviles a un costo de US$1.99 a 5.99 dólares. El objetivo es que los pequeños continúen su aprendizaje fuera de las aulas y, a la vez, que los padres puedan hacer otras actividades sin preocuparse por el contenido al que acceden sus hijos.

“Es un negocio con gran potencial. Actualmente contabilizamos 250,000 descargas y tenemos presencia en más de 100 países”, afirma Manolo, CEO de la empresa, quien junto con su socio Alberto, logró incluir sus juegos en App Store de Apple y Nook, posicionándolos dentro del top 10 en países como China, Taiwán, Indonesia, Australia, Canadá, Estados Unidos y México.

Salir del nido

Sin embargo, los creadores de Yogome no encontraron las condiciones necesarias para desarrollar al máximo el potencial de su proyecto en nuestro país. Además, al tratarse de una idea de negocio basada en la tecnología, era poco probable que obtuviera el capital necesario para despegar y, sobre todo, el apoyo por parte del ecosistema emprendedor local. Esto los motivó a salir de San Luis Potosí, lugar donde surgió la empresa en 2009, para buscar apoyo en Silicon Valley, California, EE.UU.

Manolo se inició en el mundo de las Tecnologías de la Información (TI) como diseñador de páginas Web, mientras cursaba sus estudios universitarios en el Tec de Monterrey, campus San Luis Potosí. Después, bajo el nombre de Clase Móvil, inició un proyecto de desarrollo de juegos educativos en línea para el Colegio Areté Lomas junto con Alberto, ilustrador de profesión.

“La ventaja es que convivíamos con los chavitos y esto nos ayudó a conocer qué es lo que realmente esperan de un videojuego, qué personajes les resultan entrañables y cómo quieren ser retados”, explica Manolo. Una vez comprobado que podían ir más allá, cambiaron el nombre por uno más genérico y fundaron Yogome. El problema, admiten, vino cuando necesitaron capital para lanzarse al mundo de las aplicaciones. Por desgracia, sólo tuvieron una oferta poco atractiva: $100,000 a cambio del 50% de la empresa.

Durante esta búsqueda de financiamiento, los emprendedores dieron con Mexican VC, hoy 500 Startups Mexico, un programa de aceleración de startups y capital semilla. “Santiago Zavala y César Salazar son clave en nuestra historia pues fueron ellos quienes nos dieron la oportunidad de entrar en contacto con 500 Startups en Silicon Valley”, cuenta Alberto.

A la caza de ideas y talentos

“Con tres generaciones de emprendedores, entre los que destaca Mark Zuckerberg, creador de Facebook, los novatos pueden aprender de los errores y potencializar las buenas ideas en esa ciudad”, señala Ulrick Noel, emprendedor y mentor en Endeavor México y del fondo de inversión Venture Partners. La ventaja de este ecosistema es que mentores e inversionistas están a la caza de nuevos talentos, sin importar la nacionalidad.

Mexican VC siempre confió en el equipo de Yogome, integrado por diseñadores, programadores, ilustradores, pedagoga y musicalizador. Por eso, los financiaron con US$20,000 y los prepararon para presentar el proyecto ante los fondos de inversión de Silicon Valley en el DemoDay, que tiene lugar en marzo. Luego de meses de trabajo, por fin en febrero de 2012 la startup pudo viajar nuevamente a Estados Unidos para enfrentar los nuevos retos por venir.

“Como mexicanos nos sentimos intimidados porque pensamos que nada tenemos que hacer a lado de los monstruos del emprendimiento tecnológico”, acepta Manolo. No obstante, en Silicon Valley aprendió que toda idea es buena, siempre y cuando esté bien ejecutada. Y para eso, no basta con el capital: hacen falta relaciones e intercambio de experiencias y buenas prácticas.

Yogome atrajo la atención y el capital de más inversionistas luego de convivir e intercambiar ideas con los monstruos de la tecnología. Gracias a ello, obtuvieron US$100,000 en una primera ronda con inversionistas de Nueva York y otra más de US$200,000. Actualmente, cuentan con el apoyo y mentoría de gente de Silicon Valley, Google, Zynga, Yammer, OpenEnglish y Endeavor México.

Hasta el día de hoy, los números son alentadores: 3.2% de conversión de usuarios que juegan sin costo y luego descargan la versión de paga (siendo 0.9% la media del mercado). “Nuestro plan es llegar a un millón de descargas en septiembre y cerrar el año con dos millones”, dice el CEO de Yogome. “Respecto a la oferta de videojuegos, terminaremos 2013 con 15 títulos (nueve más de los que ya tenemos), más una plataforma para los padres que deseen monitorear el desempeño de sus hijos. Y en 2014 tenemos la meta de contar con 40 opciones de juegos”, adelanta.

Comentarios
cp_ipad cp_ipad cp_ipad