Sep
02
2014

Arte con sentido social

Auxilium Art es una galería en línea que vende obras de artistas emergentes y entrega parte de sus ganancias a instituciones sin fines de lucro.

Por Belén Gómez-Pereira
08-06-2013

Cada día existen más consumidores interesados en comprar arte, ya sea por gusto o como inversión. Sin embargo, la mayoría de las galerías físicas repartidas en México comercializan obras de alto costo y de artistas de renombre, las cuales están dirigidas principalmente a los compradores profesionales y a un sector de nivel socioeconómico alto.

Para atender a este creciente nicho, Bertha Morales y su esposo Eugenio Mañón iniciaron Auxilium Art, una plataforma de e-commerce donde se venden bellas piezas de creadores emergentes y a precios accesibles (en su catálogo tienen trabajos desde los $2,000 pesos). Este modelo beneficia tanto a los artistas, quienes obtienen exposición y mejores porcentajes por ventas, como a los clientes que pueden adquirir vía online auténticas obras de arte.

Pero el mayor valor que entrega Auxilium Art está en un beneficio adicional: parte de sus ganancias -el 10 por ciento- están destinadas a pagar becas de estudiantes de arte y a fundaciones sin fines de lucro, las cuales son elegidas en conjunto con los artistas. La idea le surgió a Bertha, quien creció en una familia de intensa mentalidad altruista, y siempre quiso desarrollar un proyecto que contribuyera a la sociedad.

Estudiando la maestría en Terapia de Arte en Nueva York hizo prácticas en un hospital psiquiátrico donde  los pacientes pintaban y realizaban diferentes modalidades de arte. Pronto, la emprendedora notó que a pesar de que muchas de ellas eran piezas de calidad, no encontraban medios de exposición para venderlas. En su regreso al país estaba decidida a darle vida a un espacio democrático donde cualquier artista talentoso, sin importar su condición, pudiera exhibir sus obras. Por su parte, Eugenio tenía senda experiencia  en negocios tecnológicos. No había duda: el mejor canal para hacerlo era Internet y las vías para promoverlo, las redes sociales  y un interesante blog sobre arte, cultura y filantropía. 

Desde hace más de un año están trabajando en el modelo de negocio, aunque la plataforma fue lanzada en febrero pasado. En estos seis meses han realizado donaciones a cinco instituciones, entre ellas Nuevo Amanecer, que ayuda a niños y adolescentes de escasos recursos con parálisis cerebral; Ciudad de los Niños, que ofrece apoyo académico, técnico y humano a familias; e Ingenium, que provee educación y soporte a personas con enfermedades mentales. La co-fundadora destaca el caso de una artista que se comprometió a tal grado con la causa que eligió que ahora es voluntaria en la organización. 

Las metas en el corto plazo de esta startup con sede en Monterrey, Nuevo León, es crecer su inventario, aumentar sus ventas y, por tanto, potenciar la cantidad de beneficiados por sus donaciones. A la fecha, la galería en línea cuenta con el trabajo de cerca de 35 artistas mexicanos o con residencia en el país, quienes envían directamente sus obras a los compradores, mientras que Auxilium Art se encarga de supervisar la logística.

“La idea es conectar a la gente que hace arte con la gente que ama el arte”, dice Bertha. “Queríamos crear un modelo de negocio ágil y de costos bajos que redujera los lastres de las galerías tradicionales”, añade Eugenio.    

Arte con sentido social
Auxilium Art es una galería en línea que vende obras de artistas emergentes y entrega parte de sus ganancias a instituciones sin fines de lucro.
Cada día existen más consumidores interesados en comprar arte, ya sea por gusto o como inversión. Sin embargo, la mayoría de las galerías físicas repartidas en México comercializan obras de alto costo y de artistas de renombre, las cuales están dirigidas principalmente a los compradores profesionales y a un sector de nivel socioeconómico alto.
Para atender a este creciente nicho, Bertha Morales y su esposo Eugenio Mañón iniciaron Auxilium Art, una plataforma de e-commerce donde se venden bellas piezas de creadores emergentes y a precios accesibles (en su catálogo tienen trabajos desde los $2,000 pesos). Este modelo beneficia tanto a los artistas, quienes obtienen exposición y mejores porcentajes por ventas, como a los clientes que pueden adquirir vía Internet auténticas obras de arte.
Pero el mayor valor que entrega Auxilium Art está en un beneficio adicional: parte de sus ganancias -el 10 por ciento- están destinadas a pagar becas de estudiantes de arte y a fundaciones sin fines de lucro, las cuales son elegidas en conjunto con los artistas. La idea le surgió a Bertha, quien creció en una familia de intensa mentalidad altruista, y siempre quiso desarrollar un proyecto que contribuyera a la sociedad.
Estudiando la maestría en Terapia de Arte en Nueva York hizo prácticas en un hospital psiquiátrico donde  los pacientes pintaban y realizaban diferentes modalidades de arte. Pronto, la emprendedora notó que a pesar de que muchas de ellas eran piezas de calidad, no encontraban medios de exposición para venderlas. En su regreso al país estaba decidida a darle vida a un espacio democrático donde cualquier artista talentoso, sin importar su condición, pudiera exhibir sus obras. Por su parte, Eugenio tenía senda experiencia  en negocios tecnológicos. No había duda: el mejor canal para hacerlo era Internet y las vías para promoverlo, las redes sociales  y un interesante blog sobre arte, cultura y filantropía.  
Desde hace más de un año están trabajando en el modelo de negocio, aunque la plataforma fue lanzada en febrero pasado. En estos seis meses han vendido aproximadamente 30 obras y han realizado donaciones a cinco instituciones, entre ellas Nuevo Amanecer, que ayuda a niños y adolescentes de escasos recursos con parálisis cerebral; Ciudad de los Niños, que ofrece apoyo académico, técnico y humano a familias; e Ingenium, que provee educación y soporte a personas con enfermedades mentales. La co-fundadora destaca el caso de una artista que se comprometió a tal grado con la causa que eligió que ahora es voluntaria en la organización.  
Las metas en el corto plazo de esta startup conformada por seis personas es crecer su inventario, aumentar sus ventas y, por tanto, potenciar la cantidad de beneficiados por sus donaciones. A la fecha, la galería en línea cuenta con el trabajo de cerca de 35 artistas mexicanos o con residencia en el país, quienes envían directamente sus obras a los compradores, mientras que Auxilium Art se encarga de supervisar la logística.
“La idea es conectar a la gente que hace arte con la gente que ama el arte”, dice Bertha. “Queríamos crear un modelo de negocio ágil y de costos bajos que redujera los lastres de las galerías tradicionales”, añade Eugenio.     
Arte con sentido social
Auxilium Art es una galería en línea que vende obras de artistas emergentes y entrega parte de sus ganancias a instituciones sin fines de lucro.
Cada día existen más consumidores interesados en comprar arte, ya sea por gusto o como inversión. Sin embargo, la mayoría de las galerías físicas repartidas en México comercializan obras de alto costo y de artistas de renombre, las cuales están dirigidas principalmente a los compradores profesionales y a un sector de nivel socioeconómico alto.
Para atender a este creciente nicho, Bertha Morales y su esposo Eugenio Mañón iniciaron Auxilium Art, una plataforma de e-commerce donde se venden bellas piezas de creadores emergentes y a precios accesibles (en su catálogo tienen trabajos desde los $2,000 pesos). Este modelo beneficia tanto a los artistas, quienes obtienen exposición y mejores porcentajes por ventas, como a los clientes que pueden adquirir vía Internet auténticas obras de arte.
Pero el mayor valor que entrega Auxilium Art está en un beneficio adicional: parte de sus ganancias -el 10 por ciento- están destinadas a pagar becas de estudiantes de arte y a fundaciones sin fines de lucro, las cuales son elegidas en conjunto con los artistas. La idea le surgió a Bertha, quien creció en una familia de intensa mentalidad altruista, y siempre quiso desarrollar un proyecto que contribuyera a la sociedad.
Estudiando la maestría en Terapia de Arte en Nueva York hizo prácticas en un hospital psiquiátrico donde  los pacientes pintaban y realizaban diferentes modalidades de arte. Pronto, la emprendedora notó que a pesar de que muchas de ellas eran piezas de calidad, no encontraban medios de exposición para venderlas. En su regreso al país estaba decidida a darle vida a un espacio democrático donde cualquier artista talentoso, sin importar su condición, pudiera exhibir sus obras. Por su parte, Eugenio tenía senda experiencia  en negocios tecnológicos. No había duda: el mejor canal para hacerlo era Internet y las vías para promoverlo, las redes sociales  y un interesante blog sobre arte, cultura y filantropía. 
Desde hace más de un año están trabajando en el modelo de negocio, aunque la plataforma fue lanzada en febrero pasado. En estos seis meses han vendido aproximadamente 30 obras y han realizado donaciones a cinco instituciones, entre ellas Nuevo Amanecer, que ayuda a niños y adolescentes de escasos recursos con parálisis cerebral; Ciudad de los Niños, que ofrece apoyo académico, técnico y humano a familias; e Ingenium, que provee educación y soporte a personas con enfermedades mentales. La co-fundadora destaca el caso de una artista que se comprometió a tal grado con la causa que eligió que ahora es voluntaria en la organización. 
Las metas en el corto plazo de esta startup con sede en Monterrey es crecer su inventario, aumentar sus ventas y, por tanto, potenciar la cantidad de beneficiados por sus donaciones. A la fecha, la galería en línea cuenta con el trabajo de cerca de 35 artistas mexicanos o con residencia en el país, quienes envían directamente sus obras a los compradores, mientras que Auxilium Art se encarga de supervisar la logística.
“La idea es conectar a la gente que hace arte con la gente que ama el arte”, dice Bertha. “Queríamos crear un modelo de negocio ágil y de costos bajos que redujera los lastres de las galerías tradicionales”, añade Eugenio.    

Comentarios
cp_ipad cp_ipad cp_ipad