Nov
25
2014

3 tips para ser menos tecno-dependiente

¿Todo el tiempo revisas tu smartphone? Estos consejos te ayudarán a disminuir la ansiedad relacionada con la tecnología.

Por Lisa Evans
08-07-2013

¿Revisas tu smartphone constantemente? ¿Checas tus emails y actualizaciones en Twitter antes incluso que bañarte? Si respondiste que sí a esas preguntas, el psicólogo y profesor Dr. Larry Rosen, dice que podrías tener adicción a la tecnología. Rosen afirma que la dependencia tecnológica induce comportamientos similares a aquellos encontrados en desórdenes de ansiedad, incluyendo el obsesivo-compulsivo.

Mientras que podríamos asumir que la tecnología nos hace más productivos, Rosen afirma que la ansiedad relacionada con la tecnología (ese sentimiento de que no puedes estar sin tu smartphone) es contraproducente, eso sin mencionar lo negativo que resulta para nuestra salud física y mental. “Si estamos ansiosos, eso significa que el cerebro no tiene el suficiente poder de procesamiento para hacer un buen trabajo en aquello que hacemos”, dice Rosen.

Pero no necesitas renunciar completamente a la tecnología para recuperarte de tu dependencia. Restablecer el balance en tu cerebro obsesionado con la tecnología es posible siguiendo estos sencillos pasos:

1. Dale un descanso a tu cerebro
Al igual que una computadora puede sobrecalentarse, nuestros cerebros pueden sobrecargarse con el uso de la tecnología. Para relajar el cerebro, Rosen recomienda tomar un breve break cada 90 minutos. Dedicar 10 minutos a caminar al aire libre, meditar, ejercitarse, escuchar música o hasta platicar con un colega puede ser suficiente para reiniciar tu cerebro.

2. Implementa “descansos tecnológicos” en tus reuniones
Demasiado seguido estamos obsesionados con revisar nuestros smartphones porque nos provoca ansiedad pensar que podríamos perdernos de algo, y no porque necesitamos responder urgentemente. De acuerdo con Rosen, la clave para superar esta ansiedad es implementar “descansos tecnológicos” en las reuniones. Inicia cada junta permitiendo que todos revisen sus dispositivos durante uno o dos minutos, después pide que activen el modo Silencio, los volteen sobre la mesa y establezcan un temporizador por 15 minutos.

Tener el dispositivo a la vista es esencial, ya que envía una señal al cerebro de que no se ponga ansioso. Rosen dice que simplemente el hecho de saber que lo podrás revisar en 15 minutos disminuye la ansiedad. Cuando la alarma suene, todos podrán revisar nuevamente sus dispositivos por uno o dos minutos, antes de repetir el proceso. El temporizador podrá irse aumentado de 15, a 20 y luego a 30 minutos. “La idea es que entrenes a tu cerebro a no liberar los neurotransmisores que causan la ansiedad”, afirma Rosen, quien ha utilizado con éxito esta técnica en salones de clases, salas de juntas e, incluso, en cenas familiares.

3. Minimiza las distracciones
“Las comunicaciones electrónicas tienden a distraer a las personas cada tres o cinco minutos”, señala Rosen. El especialista dice que revisar los emails y redes sociales repetidamente son respuestas ansiosas que nos provocan perder productividad.

Para disminuir estas distracciones, Rosen recomienda checar los emails cada 15 ó 30 minutos y apagar las notificaciones en el tiempo intermedio. Tener momentos establecidos durante el día para revisar los emails o las actualizaciones de redes sociales ayuda a minimizar las distracciones y a reducir la ansiedad relacionada con la tecnología durante el día.

Comentarios