Abr
23
2014

Abre un club de día para adultos mayores

El mercado de la tercera edad cuenta con una reducida oferta para su cuidado y esparcimiento. Apuesta por esta oportunidad de negocio.

Por Érika Uribe
08-15-2013

Modelo de negocio. Centro de día independiente con clases y actividades en un programa de desarrollo integral para mejorar la calidad de vida de los adultos mayores. Opera de lunes a viernes 9:00 a 17:00, con capacidad para 20 personas. Cuenta con servicio de guardería para 15 adultos con horario de 7:00 a 19:00. Ofrece estancia permanente para 25 personas con transporte propio.
Público objetivo. Hombres y mujeres mayores de 60 años de nivel socioeconómico A, B, C+ y C, con necesidades de cuidado especializado y/o gusto por realizar actividades físicas, lúdicas e intelectuales en un entorno seguro y adecuado (la mayoría son jubilados).
Infraestructura. Casa de una sola planta de 500 metros cuadrados e igual superficie de jardín. Se encuentra en una zona residencial rodeada de importantes vías de acceso. Tiene estacionamiento, salón de usos múltiples, sala de estar, salón de TV/juegos, cocina, siete baños y área de lavado. Posee trece habitaciones y capacidad para albergar a 25 personas. Tiene adaptaciones en materia de acceso y seguridad.
Equipo. 25 camas hospitalarias, sala y sillones tipo reposet, comedor, equipo de cocina, equipo de acondicionamiento físico (pelotas, cuerdas de goma, aros), equipo de audio y video, tres televisiones; artículos de decoración, juegos de mesa y material para manualidades.
Personal operativo. Cuatro cuidadoras, dos enfermeras, unmédico, un nutriólogo, un asistente, dos intendentes, dos cocineras y cinco maestros; contador y emprendedor.
Inversión inicial. $1,126,000
Margen de utilidad. 19 a 45 por ciento.

En un entorno de negocios donde los factores demográficos marcan la pauta en tendencias de consumo, las oportunidades que plantea abrir un centro de día especializado en el cuidado y esparcimiento de las personas de 60 años o más, aparecen atractivas para el presente y el futuro de un negocio de este tipo.

Porque dichos establecimientos ofrecen una amplia gama de servicios para adultos mayores que, en pleno uso de sus facultades físicas y mentales, necesitan un lugar confortable y seguro para realizar actividades recreativas, lúdicas o físicas entre las 9:00 y las 17:00 horas de lunes a viernes, hora en que sus familiares se encuentran ocupados en sus actividades cotidianas –la escuela, el trabajo, etcétera–.

El mercado para estos establecimientos es inmenso. Los indicadores del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) marcan una transición demográfica hacia un país cada vez más longevo, donde la esperanza de vida para los hombres es de 73.1 años y para las mujeres de 77.8. En esa estadística resalta un crecimiento progresivo de la población mayor de 60 años, la cual suma al día de hoy 10.1 millones, pero que a decir del Consejo Nacional de Población (Conapo), podría llegar a 18.4 millones para 2025.

Mercado en crecimiento

Los centros de día ofrecen servicios especializados enfocados a mejorar la calidad de vida e independencia de los adultos mayores. Las prestaciones de estos establecimientos contemplan actividades lúdicas y recreativas como yoga, tai chi, ajedrez, gimnasia, pintura, plasticidad cerebral, lectura y musicoterapia. También ofrecen jardinería, carpintería y lecciones de cocina.

Su objetivo es que el adulto mayor conserve o refuerce sus capacidades físicas, cognitivas y conductuales a partir de actividades dirigidas por personal especializado en atención geriátrica. El costo por clase oscila entre $80 y $90. A la par pueden ofrecer el servicio de guardería, el cual funciona de lunes a viernes de 7:00 a 19:00 horas e incluye alimentación (desayuno, comida, merienda y colación), apoyo para aseo personal y transportación casa-guardería-casa. El costo por día oscila entre $350 y $800.

Ambos conceptos son dos de los principales brazos comerciales de las casas de retiro, cuyas mensualidades oscilan entre $7,500 y $46,050, dependiendo de las características del sitio. Pero, ¿quiénes asisten a los centros de día? Hombres y mujeres de más de 60 años que buscan mantenerse activos, convivir y aprender cosas nuevas; todo, sin escindirse del núcleo familiar.

Generalmente se trata de personas que viven con algún pariente, que están jubilados y reciben una pensión o ayuda de sus hijos, lo que les permite costear los honorarios del centro. Su nivel socioeconómico es A,B, C+ y C. Por eso los emprendedores del ramo advierten que a este segmento se ha ido sumando el de los ‘baby boomers’, una generación, originalmente  de estadounidenses nacidos entre 1945 y 1965, cuyo gasto promedio anual por pareja oscila entre los US$3,200 y US$4,300.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Asistencia para el Retiro (AMAR) este segmento tiene la mirada puesta en México como destino de retiro; tanto, que para 2020 podrían sumar cinco millones de baby boomers en busca de servicios asistenciales, vivienda y recreación en el país.

Este fenómeno es conocido como Grey Tsunami. “La pirámide poblacional se está ensanchando y hay muy pocos servicios enfocados al cuidado del adulto mayor. Hace años esto no era bien aceptado, pero poco a poco se ha ido educando al mercado”, dice Patricia Álvarez, directora de Mercadotecnia en Residencia Villazul, uno de los espacios con mayor experiencia y reputación en el cuidado y asistencia del adulto mayor.

Perfil del emprendedor

Un centro de día es un negocio recomendado para emprendedores con afinidad por las relaciones humanas y gusto por el servicio. De manera ideal deben de tener conocimientos en gerontología, administración y funcionamiento de centros de asistencia. En caso contrario, se recomienda se hagan de personal que posea experiencia en esas áreas.

Considera que deberás abrir de lunes a viernes un promedio de 12 horas por día y que por las características del negocio deberás estar al frente la mayor parte del tiempo. Acto seguido, enfócate a buscar el espacio para montarlo.

De inicio te recomendamos buscar una casa de una sola planta (para evitar el tema de las escaleras, incómodo y poco práctico para tus clientes) con uso de suelo comercial. Lo ideal es que se encuentre en zonas habitacionales y que esté bien comunicada. También puedes optar por Querétaro, Morelos, Tlaxcala o incluso Hidalgo, por su cercanía con la Ciudad de México, o bien, Lomas Verdes, Tlalpan o Pedregal ubicadas en la Zona Metropolitana y Distrito Federal.

Se aconseja que el inmueble sea lo suficientemente grande para que en una segunda etapa puedas abrir una casa de retiro. Para ello la superficie base son 500 metros cuadrados de construcción e igual superficie de jardín.

“La ubicación y las características de la casa son muy importantes. Nosotros, por ejemplo, tenemos un amplio jardín que utilizamos para realizar actividades al aire libre y como área de descanso”, dice Mónica Mercado, propietaria y directora general de Casa Yesli, una casa de retiro con centro de día y guardería ubicada en Ciudad Satélite, Estado de México. “También tenemos un pequeño huerto que nuestros abuelos cuidan y cultivan”.

Para que cumpla las normas vigentes, deberás hacer algunas adecuaciones para garantizar la accesibilidad y seguridad de los usuarios de los servicios, para lo cual el arquitecto Alain Prieto Soldevilla, de CielOOnce Proyectos de Altura, sugiere basarse en el Reglamento de Construcciones para el Distrito Federal. Esta normativa advierte ciertas indicaciones técnicas en materia de rampas para sillas de ruedas, pasamanos, sanitarios, vestidores, bebederos, excusados para usuarios en silla de ruedas, baños, muebles sanitarios, regaderas y estacionamientos.

 “Por ejemplo, en los edificios donde las escaleras son el único medio de comunicación entre pisos, las escaleras deben tener barandal con pasamanos en ambos lados, cambio de textura en piso en el arranque y a la llegada de la escalera, pisos firmes y antiderrapantes y contraste entre huellas y peraltes”, comenta el arquitecto.

También puedes consultar la Norma Oficial Mexicana NOM 167-SSA1-1997 para la prestación de servicios de asistencia social para menores y adultos mayores, que advierte sobre las características de los inmuebles y las medidas de seguridad para las mismas. Y dependiendo de las características de la infraestructura física y tu presupuesto, es probable que debas instalar un ‘salva escaleras’ o elevador para silla de ruedas, funcional y mucho más económico que montar un elevador. ¿Su precio? Entre $70,000 y $80,000 por tramo de cinco metros.

“Definitivamente el equipamiento y adecuación de la casa es el rubro que exige mayor inversión y no podemos escatimar recursos porque se trata de la comodidad y la seguridad de un adulto mayor”, dice Mónica Mercado, de Casa Yesli, quien también advierte que, de acuerdo al plan de negocios, estas adecuaciones pueden absorber hasta 70% de la inversión inicial.

“Hay muchos conceptos, pero lo importante es volcarnos a satisfacer las necesidades del adulto mayor. Nosotros, por ejemplo, además del centro de día y la residencia, tenemos servicio de recuperación post hospitalaria y estancia temporal. El concepto lo trajimos hace 25 años de Estados Unidos y Europa y lo adaptamos al entorno mexicano”, agrega Patricia Álvarez, directora de Mercadotecnia en Villazul, residencia y Club de día para adultos mayores.

El espacio ideal

Un centro de día con servicio de guardería requiere mobiliario duradero y de buena calidad que garantice el confort y la seguridad de sus usuarios.
Para comenzar debes contar con un salón de usos múltiples –de unos 50 metros cuadrados– para impartir diferentes clases. Equípalo con estantería baja empotrada a la pared para colocar material de trabajo como pelotas, tapetes, cuerdas de saltar, etcétera. Para mejorar la seguridad adáptalo con barras laterales o pasamanos; coloca espejos en zonas estratégicas.

“Durante la mañana damos clases orientadas a estimular la parte física de nuestros abuelitos y por la tarde nos enfocamos a la parte espiritual”, comenta Mónica Mercado, de Casa Yesli.

Así, por las mañanas puedes ofrecer clases de yoga, calistenia o baile de salón, y hacia el final del día cambiar de ambientación en el salón para impartir clases de meditación, ajedrez o manualidades.

Para ello te ayudará tener mesas y sillas plegables (asegúrate que sean seguras) que puedas instalar con facilidad de acuerdo con el programa de actividades.
Otro espacio que puedes aprovechar es el jardín, donde puedes impartir clases de pintura, tai chi o, simplemente, usarlo para desayunar fuera de la casa cuando el clima lo permita.

A la par, deberás asegurarte que el centro tenga una sala de estar (mejor si es con sillones tipo reposet), un salón de televisión y un área de comedor (para los usuarios que utilizan el servicio de guardería y toman sus alimentos en el lugar). También es aconsejable tener un sistema de audio en cada área.

Es conveniente equipar habitaciones con miras a expandir los servicios a residencia permanente. Puedes empezar con diez camas y aumentar el número de acuerdo con las necesidades del lugar. Las habitaciones pueden ser individuales o compartidas. Lo mismo ocurre con el servicio de sanitario. Lo importante, en todo caso, es que no haya más de seis camas por cuarto.

Respecto a la cocina, ésta debe contar con mesa de trabajo, estufa, refrigerador y alacena; así como con baños suficientes para la población objetivo (un promedio aceptable es un baño por cada cinco usuarios; así que equípalos con barras de seguridad).

“En Casa Yesli tenemos capacidad para atender a 20 usuarios en nuestro club de día y hasta 15 en guardería. Generalmente cada abuelito toma dos clases por día, una física y otra recreativa. Vienen motivados por la necesidad de mantenerse activos, pero al ver los demás servicios muchos optan por la guardería y de ahí algunos pasan a la residencia permanente”, comenta Castillo.

Como punto adicional considera comprar una camioneta tipo van para ofrecer el servicio de traslado. Lo ideal es equiparla con un elevador para sillas de ruedas.

Secretos de los expertos

Para Alejandro Reza, director general de La Casa de mis Abuelos, centro gerontológico en la Ciudad de México que ofrece hospedaje, club de día y servicios de rehabilitación desde hace más de 25 años, el éxito de este tipo de empresas radica en la calidad de la atención y los servicios.

“Un factor muy importante son los recursos humanos. Nosotros, por ejemplo, contamos con enfermeras, nutrióloga, gerontólogo, médico y cuidadoras, además de los instructores del club de día”, indica el emprendedor. A lo anterior hay que sumar el tema de la calidad humana, dice Patricia Álvarez, de Villazul, y enfatizar la importancia de un servicio amable y respetuoso para los residentes.

¿Qué número de empleados necesitas? Eso depende de la capacidad de tu centro. Por ejemplo, para un centro de día con capacidad para 25 usuarios en pleno uso de sus facultades físicas y mentales puedes apoyarte en tres cuidadoras y los maestros correspondientes para cada clase.

Ahora que si decides emprender también con la guardería y/o residencia permanente, deberás considerar además enfermeras de tiempo completo.
El estándar es una por cada cuatro residentes. También deberás agregar a la plantilla cocinera, cuidadoras y personal de intendencia.

Alejandro Reza, de la Casa de mis abuelos, recomienda buscar personal con experiencia comprobable en la atención del adulto mayor, o bien acudir a escuelas de educación técnica como el Conalep. También puedes hacer convenios con escuelas de educación técnica para liberar el servicio social de estudiantes de enfermería, trabajo social o psicología; o bien buscar acuerdos con organizaciones de jóvenes o scouts que ‘donan’ tiempo a los abuelitos.

En todos los casos hay que marcar códigos de ética y conducta, así como protocolos para actuar en caso de accidente o muerte de alguno de los usuarios de los servicios, agrega Patricia Álvarez, de Villazul.

Para evitar dudas revisa la Ley de Albergues Privados para Personas Adultas Mayores del Distrito Federal y su Reglamento. Marca derechos y obligaciones de los residentes, verificaciones sanitarias, perfil del personal y sanciones. También asegúrate de tener al corriente tu licencia sanitaria y los permisos de protección civil.

¿Qué hay con la publicidad? El principio básico consiste en tener una página de Internet. También puedes dar a conocer tus servicios a través de expos especializadas en productos para adultos mayores o anunciarte en revistas de salud y estilo de vida. No obstante, cuando se trata de casas pequeñas lo mejor es el “de boca en boca” para evitar la saturación.

Finalmente asegúrate de tener en orden todo lo relativo a los trámites de apertura. Sólo necesitas alta en Hacienda, licencia de suelo de uso comercial, licencia de funcionamiento, aviso de declaración de apertura y certificado sanitario. Revisa los requisitos en (www.guiate.df.gob.mx).

Considera que un Centro de día es un negocio que puede ser punta de lanza de una gama de servicios más completos o hasta una casa de retiro. Evalúa la opción de profesionalizarte tomando cursos de gerontología, psicología del adulto mayor y administración el tiempo libre. Tu empresa y clientes lo agradecerán.  

10 tips de seguridad

La Norma Oficial Mexicana NOM 167-SSA1-1997 marca las especificaciones de infraestructura y equipamiento de una Casa de retiro. ¡Toma nota!

Evitar en lo posible los escalones.
Utilizar materiales antiderrapantes, y donde hay escaleras utilizar barandales a una altura de 90cm con pasamanos tubular redondo de cinco centímetros de diámetro.
Las rampas deben medir 1.55m de ancho con un declive no mayor a 6 por ciento.
En áreas comunes de usos múltiples evitar desniveles en el piso y pasillos.
Colocar pasamanos tubulares de cinco centímetros de diámetro en muros a una altura de 75cm sobre el nivel de piso terminado.
Contar con aparatos telefónicos, a la altura y distribuidos de tal forma que los adultos mayores puedan recibir llamadas con la privacidad necesaria.
En guarniciones y banquetas prever rampas de desnivel con un ancho mínimo de un metro y 20% máximo de pendiente.
Las habitaciones deben tener pasamanos próximos a la cama de cada uno de ellos, así como sistemas de alarma de emergencia contra incendios y médica.
Los baños tendrán excusados y regaderas con pasamanos tubulares de cinco centímetros de diámetro y los lavabos estarán asegurados con ménsulas metálicas.
Los pisos en baños deben ser uniformes, con material antiderrapante de fácil limpieza, y con iluminación y ventilación natural.

Grey Market, un segmento en crecimiento

Las personas mayores de 50 años se encuentran bajo los reflectores de infinidad de productos y servicios que buscan hacerse espacio en un segmento que, pasados los años locos de la juventud, busca principalmente calidad de vida, salud y esparcimiento.

Se trata del grey market, un segmento conformado por consumidores conocedores y experimentados que lo mismo saben disfrutar de una buena cena o de un espectáculo, que tienen deseos de viajar, mejorar su calidad de vida y cuidar de su salud. El mercado es inmenso y prácticamente virgen. Nada menos que 10.1 millones de adultos mayores que para 2025 podrían sumar 18.4 millones, según el Consejo Nacional de Población (Conapo).

“El grey market abarca personas de entre 50 y 70 años. Es un segmento al que le tocó vivir el progreso; al que le tocó impulsar muchos cambios y quiere seguir en ese tono: Activo, con una jubilación convincente y no pasiva”, dice Adelina Padilla, gerente de Estudios Sindicados en De la Riva Group, una agencia de investigación de mercados.

Para dirigirse a este segmento y acaparar su atención, Padilla recomienda desechar viejos estereotipos centrados en la vulnerabilidad y baja actividad del colectivo, para dar paso a una nueva visión en la que estos adultos están ávidos de productos y servicios que los hagan sentir vivos y productivos; independientes, optimistas y alegres.

“Para ellos es atractivo todo lo que tenga que ver con productividad, movimiento y creatividad. Ahora lo que buscan son retiros activos; espacios donde los traten como adultos y no como ancianos; que les ofrezcan actividades retadoras y con responsabilidades y no solamente de consolación”, añade Padilla.

No hay duda. Las personas mayores de 50 años entrañan interesantes oportunidades de negocio. Son personas que generalmente tienen ahorros, algunos ya reciben una pensión, muchos ya no tienen hijos en casa y sí muchas ganas disfrutar el fruto de su trabajo. Recuerda que a los 50, 55, 60 o más, muchas personas siguen siendo económicamente activas.

Ofréceles servicios innovadores y acordes a sus necesidades. Explora nuevas opciones de negocio, ya sea de manera independiente o bajo el modelo de franquicia.

Comentarios
cp_ipad cp_ipad cp_ipad
Recomendaciones