Abr
23
2014

5 razones por las que Steve Jobs fue entrepreneur

Un recorrido por las acciones que inmortalizaron a este auténtico emprendedor que nos puso el mundo al alcance de nuestras manos.

Por Belén Gómez-Pereira
10-06-2011

Hay personas que tienen el poder de transformar el mundo, cambiar paradigmas y llevar hasta el límite la inteligencia y creatividad humana. Ejemplos de ellos a lo largo de la historia hay muchos: Alejandro Magno, Jesucristo, Gandhi, Da Vinci, Galilei, Shakespeare, Ford, Coco Chanel…en fin, muchos. Sin duda, uno de los más sobresalientes de nuestra época es Steve Jobs.

Nacido en San Francisco, en 1955, Jobs fue un prolífico inventor -por algunos considerado como el más destacable desde Thomas A. Edison- que supo ponernos el mundo al alcance de la mano. Junto con Steve Wozniak, su amigo de la adolescencia, fundó en 1976 la empresa que se convertiría en el más innovador imperio tecnológico: Apple Inc. A los 30 años ya era millonario y había recibido la Medalla Nacional de Tecnología, otorgada por el entonces presidente, Ronald Reagan. Su vida personal siempre fue discreta, tuvo cuatro hijos y estuvo casado 20 años con la madre de tres de ellos, su compañera de universidad Laurene Powell.

Pero no todo en la carrera de Jobs fue un éxito contundente. No terminó sus estudios universitarios por falta de interés, fue despedido de su propia compañía y tuvo que vender su otra empresa, NextComputer Inc. Sin embargo, durante el tiempo en el que estuvo en Apple -hasta que dimitió en agosto pasado debido al cáncer-, Steve Jobs revolucionó el concepto de la música y de los gadgets, al ser el creador de tres increíbles dispositivos: iPod, iPhone y iPad.

Inventor, visionario, lugar #110 de la lista de Forbes, co-fundador de Apple, creador de Pixar y el mayor accionista de The Walt Disney Company, Steve Jobs representa todo lo que es un entrepreneur del siglo 21. Por eso, en memoria del gran hito de la tecnología (y mientras escuchamos música desde nuestro iPod), te presentamos las cinco características que lo definieron como tal:

Aprender del fracaso

En los primeros años, Jobs sentía que debía formar parte de todos los procesos de la empresa…pero, el armado de dispositivos no era su fuerte. En 1980, después de insistir en que la computadora personal Apple III no llevara ventilador y, por ende, se sobrecalentara, fue despedido de su propia empresa. Tiempo después regresó como CEO de Apple e ideó sus famosos gadgtes que revolucionaron -y siguen haciéndolo- el mercado, así como la tienda de música más grande del orbe: iTunes.  

Saber delegar

Después del fracaso que significó Apple III, Jobs decidió que él no debía de encargarse de las labores técnicas y que no tenía por qué dominar todas las funciones dentro de la compañía. Por eso, el inventor comenzó a rodearse del mejor equipo de talento que fuera capaz de llevar a la práctica sus geniales ideas. Así consiguió una estrategia empresarial que logró crear y vender millones de sus productos.

Innovación

“Cuando innovas, corres el riesgo de equivocarte. Admítelo e innova otra vez”. Esta frase de su autoría se convirtió en su ideología de vida; más de 300 patentes con su nombre lo comprueban. Sin duda, adelantarse a su época y materializar lo que hasta entonces parecía imposible, hizo de Jobs el ejemplo del emprendedor que no sólo transformó el mercado tecnológico, sino que cambió la  forma de pensar de toda una generación.

Diversificar

A pesar de que, desde su adolescencia, Jobs era un amante de los ordenadores, el destino le hizo tocar las puertas -y triunfar- en otros campos. Después de abandonar Apple en 1986, compró la empresa The Graphics Group, que se convertiría en Pixar y con la cual crea numerosas películas para Walt Disney. Cuando Disney compra todas las acciones de esta productora de gráficos por computadora, Jobs se convierte en el mayor accionista individual de Disney. De hecho, el 72% de su riqueza proviene de estas acciones. Buen ejemplo de que “no hay que poner todos los huevos en la misma canasta”.

Pasión

Sin duda, la clave del éxito de cualquier emprendedor es la pasión por su negocio. Desde la primera vez que Jobs vio una computadora, cuando tenía 12 años, nació su amor por este tipo de tecnologías. Así, pudo superar la falta de dinero para terminar sus estudios, sus fracasos y la falta de financiamiento para crear su nueva empresa -la cual inició en su propia habitación-.

Sólo motivado por una verdadera pasión se pueden crear productos únicos (en este caso, los gadgets más cool), seguir trabajando a pesar de padecer siete años cáncer de páncreas…y en especial, ser reconocido y recordado como uno de los más geniales visionarios de la historia.

Comentarios
cp_ipad cp_ipad cp_ipad
Recomendaciones