Jul
22
2014

Hawaiian Paradise, a la conquista de Estados Unidos

Después de consolidar su presencia en México e iniciar operaciones en Guatemala, Hawaiian Paradise se prepara para aterrizar en un mercado de 40 millones de hispanos

Por Araceli Cano
07-25-2007

 

Los clásicos eran de grosella, limón y piña y era un deleite esperar el carrito donde un vendedor raspaba el hielo, lo ponía en un conito de papel y lo "pintaba" de rojo, verde o amarillo encendidos. En la actualidad hay raspados de chicle, mora, tequila, pepino y chamoy, entre muchos otros sabores y combinaciones con chile o leche y hasta versiones light para los más cuidadosos.

"Desde el principio quise rescatar un clásico producto mexicano", recuerda Rodolfo Muller, quien inició su primer negocio de donas y café en Durango. Pero como las ventas bajaban en temporadas de calor, pensó que éste era un producto ideal para esa época del año. "En 1993 lanzamos Hawaiian Paradise con la comercialización de raspados y desde el principio tuvo mucho éxito y logró seducir a personas que querían repetir el concepto en otras ciudades".

Fue entonces cuando decidieron franquiciar el negocio y en 1994 abrieron la primera unidad operada bajo este sistema. En 2007 Hawaiian Paradise es una red de 654 puntos de venta distribuidos casi en todas las entidades del país, así como en Guatemala, donde comenzaron en 2003 y ya tienen cuatro tiendas.

Y el futuro es promisorio. "Nuestro interés está en Estados Unidos", dice Muller con mucha confianza. "Ya iniciamos los trámites de registro de marca y esperamos comenzar operaciones el próximo año con las primeras unidades piloto en California y Texas".

La apuesta es seria y el mercado propicio. En Estados Unidos hay más de 40 millones de hispanos "15 por ciento de la población total, de acuerdo con el último censo", y el poder de compra de este segmento ronda los 926 mil millones de dólares anuales, colocando a la comunidad hispana como una de las 10 mayores economías del mundo.

Estrategias para crecer

Para Rodolfo Muller, el secreto de su éxito está en haber desarrollado un modelo de negocios muy atractivo para las personas. "Cuando comenzamos a investigar sobre el negocio de las franquicias nos dimos cuenta que otras empresas cobraban altas cantidades por regalías, publicidad y cuota inicial", sostiene. "Nosotros no imponemos compras mínimas de producto ni fijamos altos costos de franquicia, y tampoco les cobramos regalías o porcentajes de publicidad (sólo una cuota anual por franquicia), pues el negocio está en la venta de los insumos para que elaboren los raspados. Esa es una de las razones por las que hemos crecido tanto en 13 años: no somos una franquicia cara".

Hawaiian Paradise está clasificada entre las franquicias de menor costo (114 mil 500 pesos), tomando en cuenta que con esta cantidad se incluye todo el equipo necesario para la preparación y elaboración de productos y un inventario inicial de materia prima para aproximadamente tres meses. El costo de la adecuación del local, así como el de un refrigerador y un congelador, no están incluidos en este precio, lo que eleva la inversión en unos 30 mil o 40 mil pesos. La cuota anual que cobra la empresa a los franquiciatarios es de 400 dólares.

Para apoyar este modelo, Hawaiian Paradise desarrolló dos estrategias. En 2004 lanzaron un concepto más económico (desde 84 mil 500 pesos) para emprendedores de ciudades más pequeñas, y comenzaron a incentivar a sus franquiciatarios otorgándoles descuentos por la apertura de una segunda, tercera o más unidades. "Una segunda unidad tiene un costo de 76 mil 500 pesos y se otorga con el mismo equipo que la primera", precisa su fundador. La estrategia dio resultado. Las 654 tiendas Hawaiian Paradise se dividen entre 210 franquiciatarios. Cada uno de ellos tiene en promedio tres tiendas y, en opinión de Muller, "siguen reinvirtiendo en la marca pues es un negocio rentable".

Tres negocios en uno

Uno de los desafíos de Hawaiian Paradise fue enfrentar las ventas estacionales, ya que éstas tendían a disminuir en épocas de frío. ¿La solución? Ofrecer a los franquiciatarios la oportunidad de adquirir otro negocio sin costo adicional: la venta de crepas dulces y saladas. "Todo el equipo de Crepizza, la nueva franquicia, se les entrega sin costo para que el franquiciatario de Hawaiian Paradise tenga los dos conceptos en un solo local", dice Muller. También existe la posibilidad de que Crepizza se otorgue de forma independiente por 46 mil pesos, incluyendo el costo de la marca y la inversión en el carrito.

Y para los que quieran captar todavía más clientes, Rodolfo Muller ideó Café Macchiato "otro negocio que puede adicionarse al de Hawaiian Paradise", franquicia que cuesta 114 mil 500 pesos, pero que se reduce a 34 mil 500 pesos para quienes ya son franquiciatarios. La cuota anual por cada uno de los negocios adicionales es de 200 dólares.

Además de estas posibilidades de crecimiento, la empresa ha buscado incorporar en forma constante nuevos productos a su oferta.

Hoy no se venden sólo raspados, café y crepas, sino también aguas frescas, smoothies, frappes, fruta deshidratada y natural en coctel, nachos, elotes y frituras, entre otras botanas.

Comentarios
cp_ipad cp_ipad cp_ipad