Ago
01
2014

Claves para invertir en una fabrica de pastas

Las pastas italianas conforman un menú apetecido en casi todo el mundo. En América son muy consumidas, y México ha dejado de ser la excepción. Representan un mercado interesante y de mucha proyección, especialmente la fabricación de pastas frescas que apuntan a un nicho que tiene todo para ser explotado.

Por SoyEntrepreneur
06-10-2009

La dieta mexicana incluye muy pocas pastas, un promedio de tres kilos anuales por habitante, mientras en Estados Unidos se ingieren nueve, en Venezuela 13 y en Italia nunca faltan en la mesa, su consumo per cápita es de 28 kilos, según datos de la Unión de Pastificios Americanos.

Más allá del difundido uso en sopas, el interés por este alimento parece haberse incrementado en México, a juzgar por la creciente oferta en locales comerciales. Pero generalmente se trabaja con pastas secas, aquellas que pueden conservarse por mucho tiempo, y ello difiere de ofrecer productos elaborados de manera tradicional.

Uno de los ingredientes que más conocen los mexicanos en materia de comidas extranjeras son las pastas y salsas. Actualmente dominan más de este tema que de las carnes en general. Lo que ocurre también porque ya existen varios lugares donde se pueden comer buenos productos. Sin embargo, aún el concepto de pasta fresca es un servicio en pañales en este mercado. Lo que claramente representa un nicho a explotar.

El mercado de comida italiana representa un mercado interesante y se vuelve muy rentable instalar una fábrica de pastas frescas para enriquecer la oferta de productos. Si te decides por invertir en este negocio hay varios aspectos que debes saber...

1. Elección del local.

Esta desición debe combinar a la perfección 3 factores clave para la instalación de tu negocio: Lo ideal es que el local sea grande, esté ubicado en un lugar muy concurrido (ojalá en una esquina) y que cumpla con los requisitos higiénicos de tu país.

- Tamaño del local.

Aunque parezca obvio, necesitas una buena organización de espacio para trabajar, y esto aún si tienes planeado comenzar en tu propia casa, para probar o porque no te da el presupuesto. Es común ver hogares con producción artesanal que sacan buenas ganancias con las pastas, es verdad que tiene un límite, y el espacio de trabajo (además de los impuestos que se deberían comenzar a pagar) es uno de ellos.

Es recomendable dedicar todo un cuarto de unos 4m x 4 m como mínimo, que esté en excelentes condiciones higiénicas y mantenerlo así. Pues si lo vas a hacer de forma artesanal, entre mesas, ollas con rellenos, harina, moldes, y el lugar para almacenar las pastas producidas, te convertirán la cocina en un caos, y más si te va bien y logras fabricar otros días a la semana además del domingo.

Si tienes el dinero para invertir, busca un local más bien grande, de unos 10m x 4m, o más si te es posible. Recuerda que puedes seguir creciendo y no es bueno cambiarse muchas veces de lugar, tampoco es fácil ni barato.

- Ubicación.

Trata de conseguir un local céntrico o con mucha afluencia natural de personas, un lugar movido, y en lo posible en una esquina. Puedes tener el mejor producto del mundo, pero si la gente no te ve, de nada sirve.

- Requisitos de salubridad.

Otro detalle, mira bien el baño y si tiene o se puede instalar fácilmente en otro lugar una pequeña mesada con pileta y grifo con agua corriente. Pues en algunos países la normativa higiénica vigente te exige éstos elementos.

Lo ideal sería pedir una inspección a los organismos públicos de higiene y salubridad antes de alquilar el local, para ver si ellos lo autorizan. Asesórate con las autoridades competentes. La imagen de higiene y orden de tu local será fundamental para tus clientes, será el reflejo de tu propia imagen y de tu mercadería.

2. Elección de la maquinaria.

Para los que comienzan en su casa y por tanto fabrican menos cantidad, existen en el mercado las llamada máquinas "semi-industriales", que en general llevan motores de tipo eléctrico monofásico. Esto significa que se pueden usar con la electricidad común de cualquier casa, como si fuera una licuadora o lavarropa.

Luego tenemos las máquinas industriales con motores eléctricos de tipo trifásico, con mucha mayor potencia y menor consumo en proporción.

De todos modos, ya sean monofásicas o trifásicas, las máquinas que necesitas son las siguientes:

- Amasadora ó Mezcladora:

Hay muchos modelos pero si bien la llamada mezcladora "de volqueta" es la más recomendada para las pastas, cualquier sistema cumple con esa función de amasar y mezclar, así que compra la que puedas conseguir, sencillamente pruébala antes con algunas fórmulas y fíjate si produce bien las masas. Eso es todo, si funciona la puedes utilizar tranquilo.

- Sobadora:

Son 2 rodillos horizontales de acero que se regulan alejandose o acercándose entre si , y cuya función es laminar o ? afinar ? el bollo de masa que hemos logrado anteriormente ,hasta el grosor que necesitemos ,digamos que lo ?estira ? dejando una lámina de masa rectangular y de mayor largo. Es importante que sea muy resistente ,con buenos engranajes y rodillos macizos o de buen grosor ,pues sobre todo el tallarín industrial las exige al máximo , recomiendo mínimo un motor trifásico de 2 a 3 HP .Mejor que sobre y no que falte.

- Raviolera industrial:

Como su nombre lo indica, es la base para producir ravioles. Lo ideal es que la elijas con moldes intercambiables, pues al cambiar la forma y el relleno, la misma máquina produce ravioles, raviolones, sorrentinos, capelettis, etc. La velocidad de producción es de 500 ravioles por minuto en general, pero mientras se carga con relleno y nuevamente con masa rinde unos 20.000 a 25.000 ravioles por hora, con un operario rápido o 2 operarios mas lentos.

- Tallarinera:

Simplemente recibe la masa de tallarín laminada y la corta con diferentes moldes, asegúrate que tenga buen filo. También necesita potencia, más de un caballo de fuerza.

- Ñoquera:

Transforma la masa de ñoquis directamente en ñoquis. Debe ser de las que producen unos 50 kilos por hora.

- Maquinas varias:

Hay algunas otras máquinas que irás necesitando. Por ejemplo, un freezer para conservar rellenos, salsas, e inclusive algunas pastas que queden del domingo.

También podrías optar si tienes para invertir en una cámara frigorífica. Una máquina de picar carne, para rellenos. Una olla y cocina o quemador para hacer los rellenos, una prensa de acelga, se puede hacer fácilmente sin gastar mucho. Una balanza electrónica para pesar.

Obtendrás más ideas para iniciar tu negocio, si revisas los artículos relacionados:

Define la organización de los recursos humanos

http://www.soyentrepreneur.com/home/index.php?p=nota&idNota=7777

Por qué es clave la fijación de precios en un plan de negocios

http://www.soyentrepreneur.com/home/index.php?p=nota&idNota=7576

Cómo elegir una marca que venda tu proyecto

http://www.soyentrepreneur.com/home/index.php?p=nota&idNota=7630

www.SoyEntrepreneur.com

Comentarios
cp_ipad cp_ipad cp_ipad