Ago
27
2014

Combina el arte con los negocios

La venta de materiales de arte ofrece innumerables oportunidades de negocios al emprendedor visionario.

Por Raúl Baruch
10-05-2006

 

El mundo de los materiales de arte representa un nicho lleno de oportunidades para el emprendedor: ofrece varias alternativas, desde su fabricación, hasta la distribución y venta final. Los artículos empleados por diseñadores gráficos, artesanos, escultores, pintores y decoradores entre otros, incluyen productos que van desde los soportes (papeles y cartulinas de innumerables composiciones, lienzos, maderas preparadas), hasta las sustancias para adecuarlos, además de una gran variedad de pinturas (óleos, acrílicos, acuarelas), o los ingredientes para, con las recetas adecuadas, prepararlos uno mismo.

 

Pero ¿cómo insertarse en este mercado? Una empresa mexicana de este giro podría tener la respuesta.

 

Tonatiuh y Sus Lienzos
Cuando de niño ayudaba a su padre (un conocido pintor) a preparar lienzos para pintura, poco imaginaba Tonatiuh hasta qué nivel llevaría sus manufacturas: un buen día, en 1988, decidió elaborar estos bastidores preparados a gran escala. Pensó que entre los pintores amigos de su padre tendría una nutrida clientela (él sabía bien que preparar soportes para trabajo es algo que quita a los pintores gran cantidad de tiempo y energía, por lo que a menudo encargan esa labor a alguien más), así que puso manos a la obra en la azotea de su casa y en su habitación de 3x3, elaborando 40 bastidores a la semana (todos sobre pedido). Lo que ganaba, lo reinvertía en material (bastidores que encargaba a un carpintero, telas como lino, loneta y manta y las sustancias para imprimar estas).

 

En 1990, Tonatiuh decidió buscar alternativas de venta en las escuelas de arte y pintores que reciben pedidos para hoteles completos (de entre 100 y 200 cuadros), por lo que la producción en serie se vislumbraba indispensable.

 

Ante este reto, descubrió que quienes le hacían estos bastidores de madera de pino secado al aire no elaboraban el producto a la velocidad requerida. Y como no contaba con capital para comprar la maquinaria para este uso, se las arreglaba con maquinaria de soldar, mandril y trompo para construir su propia máquina, que le ayudaría a fabricar 100 bastidores diarios y para la cual empleó a 4 personas (a los que él se unía en la línea de producción). A tres años de haber iniciado su curioso negocio, ahora fabrica entre 600 y 650 bastidores a la semana. De cada $ 10 pesos invertidos, ganaban $18.

 

En el período 93-94 por primera vez una papelera grande les hizo un pedido de 200 bastidores. Surtir esta demanda (sumada a los pedidos habituales) les hizo necesitar más materia prima y entrar en el inevitable mundo del crédito. En 1997, Tonatiuh empleó a siete personas distribuidas en ocho máquinas para fabricar entre 200 y 250 bastidores diarios. Diseñó una nueva maquinaria con la que puede cortar y armar un bastidor en 15 segundos (antes, esto involucraba siete pasos que tomaban un minuto y medio).

 

Expos y Nuevos Retos
Fue también en 1997 que Tonatiuh acudió por primera vez a una exposición comercial, La Expo Papelería, en calidad de expositor. Para su sorpresa, apenas el primer día de la feria, ya contaba con muchos pedidos. Una vez más, la capacidad de producción no se daba abasto, y cuatro meses después aún seguía surtiendo dichos pedidos.

 

El calendario de entregas se modificó para dar prioridad a quienes pagaban de contado (y que esto sirviera de colchón para sostener los pedidos a crédito). El crecer le permitió incluso maquilar bastidores para otras conocidas marcas en el mercado (en ocasiones bajo especificaciones muy distintas a las de la propia marca Tonatiuh).

 

Al año siguiente, este empresario tomó la decisión--drástica en el momento, pero benéfica a largo plazo-- de vender únicamente al contado (de 200 clientes, se redujeron a 80). Comenzó a utilizar telas importadas (pues el algodón importado es más limpio), dividiéndose así el producto en dos líneas (lo que resultó conveniente, pues de cada 500 bastidores que se venden, sólo 100 son de tela nacional). El producto estaba definitivamente posicionado en México y, en 1999, ya produciendo entre 500 y 600 bastidores diarios, decidió convertirse en fabricante y distribuidor de material de arte con toda la imagen corporativa .

 

El que el bastidor estuviera tan bien acreditado, permitió que sus 78 productos (entre caballetes, aguarrás, pinturas, carbones y secativos entre otras) tuvieran notable recepción. Incluso introdujeron innovaciones, como la pintura-gel para elaborar veladuras (pantallas) y todo esto trajo la necesidad de emplear químicos y una nueva gama de expertos.

 

Las Oportunidades
Un negocio como el de Tonatiuh, de fabricación y venta de lienzos para óleo y acrílico, puede dejar un beneficio de entre 30 y 45 por ciento sobre lo invertido: claro que esto depende en gran medida de cómo se manejan los tiempos de producción y el abasto de materias (que en este caso se trata de los marcos de madera, telas como loneta, lino y otras sustancias para preparar la tela, como el gesso).

 

En México, como en otros países de América Latina, hay algunas áreas del mercado de materiales de arte que no han sido abordados a profundidad. Aquí te presentamos algunos: 

 

Fabricación de pinceles: Estos se elaboran con pelos de animales muy controlados debido al peligro de extinción y con precios realmente elevados. La solución radica en el empleo de fibras sintéticas. 

 

Tinta china: Por alguna razón, este material no ha alcanzado la calidad (para uso profesional) de muchas marcas importadas. Aquí hay un campo para investigar. 

 

Acuarelas y Gises pastel: no existen muchas empresas que ofrezcan maquinaria compactadora necesaria para ello.
Antes de establecer un negocio de materiales de arte, resulta importante observar una y otra vez lo que ocurre en nuestro entorno: si lo que existe en las cercanías es una escuela de arte, debemos enfocar nuestro surtido de materiales hacia cosas básicas (convendrá informarnos de aquello que se solicitará a los estudiantes por medio de los programas académicos).

 

En México, por ejemplo, existen algunos centros en los que hay gran movimiento artístico, por existir en ellos escuelas de arte (Jalapa, Veracruz.) como por la cantidad de galerías de arte y afluencia de compradores extranjeros (Oaxaca, Cancún o Mérida), lo que crea una zona importante de asentamiento de artistas que muy a menudo deben padecer el tener que encargar todo tipo de materiales a la capital del país.

 

Una investigación previa nos llevará a descubrir materiales alejados de lo tradicional: sustancias que hasta ahora han tenido sólo un empleo a nivel industrial y que están siendo adecuadas por los artistas para lograr nuevas formas de expresión.

 

Contacto

 

Tonatiuh, Unidad Ermita Zaragoza Mza.3, Lte-29, 2a secc. 09180, Iztapalapa, México, D.F. Tel./ Fax MEX (5) 855-2088 

 

Cámara Nacional de la Industria de las Artes Gráficas; Av.Rio Churubusco # 428, Col. Del Carmen Coyoacán, México 04100,D.F. Tel; (MEX) 56-59-1520; Fax: 55-54-3545. Internet: http://www.canagraf.org.mx Email: canagraf@solar.sar.net

 

Comentarios
cp_ipad cp_ipad cp_ipad