Abr
16
2014

Convierte tu empresa familiar en negocio

El éxito obtenido por Sarah Bustani en el mundo de la moda, se debe al contacto directo que tiene con el consumidor y el trabajo en familia.

Por Gabriela de los Santos Martínez
07-27-2009
El éxito obtenido por Sarah Bustani en el mundo de la moda, se debe al contacto directo que tiene con el consumidor y el trabajo en familia.

Sarah Bustani ha llegado a ser reconocida como una de las empresarias más exitosas de la moda en México. Cada mes, su negocio vende alrededor de 50 mil piezas mensuales y desarrolla 40 nuevos diseños de ropa. Pero la actual empresaria textil dio sus primeros pasos en un sector muy distinto: el turismo.

Luego de estudiar Administración de Empresas Bustani, comenzó a trabajar en la agencia de viajes y el hotel de sus padres, experiencia que le entregó dos valiosas lecciones que replicaría en su propio negocio: la formación y experiencia dirigiendo empresas y el valor del trabajo en familia.

Formación como administradora

El haber estudiado Administración de Empresas le ayudó a visualizar a la moda no sólo como un arte o un capricho personal, sino como una buena oportunidad de negocio.

Siempre en familia, la empresaria inició su proyecto de moda junto a su esposo. "Sarah Bustani es mi nombre de casada. Soy viuda, estuve 10 años casada. Mi esposo y yo éramos socios, cuando comenzamos la primera fábrica de ropa", cuenta.

"Cuando enviudé, tuve que mantener el negocio sola y mantener el negocio con los empleados que ya tenía, aprender a administrar y todas las cosas que yo no hacía bien, fue el reto más difícil, porque a pesar de haber estudiado la carrera de Administración, tenía que ponerlas en práctica y además diseñar", confiesa Bustani.

Otro de los retos que tuvo que enfrentar fue el acceso al crédito. "Como mujer es muy difícil ser digna de crédito, en un mundo que es de hombres. A pesar de que es el mundo de la moda, me costó trabajo que confiaran en mi como empresaria. Como diseñadora no tenía ningún problema, pero no creían que era la dueña", afirma.

La empresa familiar

Una vez que comenzó a avanzar el negocio, la empresaria integró a sus hermanos a la dirección de la empresa, dentro de sus distintas áreas.

"Ahora todos mis hermanos trabajan conmigo: son cuatro hombres y somos dos mujeres. La empresa se convirtió en empresa familiar, dividida a porcentajes iguales. Por ejemplo, mi hermano menor es el director de la fábrica; el que le sigue se encarga de mercadotecnia, publicidad e internet; el otro en producción y otro en ventas", explica Bustani.

¿Cuál es la ventaja de incluir a la familia en la organización? Cada miembro aporta una visión distinta, según sus propios intereses y conocimientos, y al mismo tiempo sin perder esa cercanía familiar. Así, sus hermanos han ayudado a modernizar la empresa "que yo empecé de manera muy sencilla", sostiene la emprendedora.

Contacto directo con los clientes

Basándose en el éxito obtenido en el mundo de la moda, Sarah ha logrado entrar en otros campos para desarrollar aún más sus capacidades como diseñadora. De esta manera, ha alcanzado ser la imagen de una marca reconocida internacionalmente "Downy" (suavizante de ropa) con la que organizan campañas para tener contacto directo con el consumidor.

Para su negocio, Bustani apunta la comunicación directa con el cliente como una de las claves de éxito. "El trabajo que hago es personalizado. ¿Cómo lo logro? Haciendo pasarelas por toda la República y también fuera de México, y después quedándome por lo menos una hora para el contacto directo con mi consumidor final".

Otra de sus ventajas es ser mujer. "Soy mujer, diseño para mujeres, viajo a todos los lugares donde venden mi ropa, entonces conozco el cuerpo de la mujer, de la consumidora y tengo el contacto directo con el consumidor final", agrega.

Tip:

[Mejora la comunicación con tus clientes]

En este sentido, Bustani propone tres consejos para quienes quieran emprender su propio negocio:

1- Tener contacto con los consumidores. Ahora, considerando la situación económica a nivel mundial, lo más importante es conservar los clientes que ya tienes, darles un plus contra otras marcas y crear nuevos consumidores.

2- Hay que tener muy en claro qué es lo que quieren hacer. Hay que especializarse en un producto, ya sea ropa para hombres, mujeres, o lencería, pero ser los mejores en ese producto.

3- Es muy importante definir el mercado, conocerlo. No es lo que ven en la tele, lo que les dicen. Todos creemos que conocemos el mercado y no es cierto. Hay que contratar a una empresa especializada que les haga un estudio de mercado, y así lograr que su producto llegue a donde quieren que llegue.

Pero si no definen preguntas como ¿qué?, ¿dónde?, ¿cuándo? y ¿cómo?, nunca van a alcanzar las metas.

Con la colaboración de: Juan Manuel Salamanca

Si quieres saber más sobre temas de servicio al cliente, checa los siguientes artículos:

5 claves para ofrecer un buen servicio al cliente

Los 8 pasos clave del buen servicio al cliente

Comentarios
cp_ipad cp_ipad cp_ipad
Recomendaciones