Oct
31
2014

Crea promociones vendedoras

Multiplica tus ingresos con una campaña innovadora de ofertas que tus clientes (y quienes aún no lo son) no podrán resistir.

Por SoyEntrepreneur
09-20-2010

En tiempos difíciles, cerrar contratos puede ser una de las tareas más complicadas. Por lo tanto, es importante –y siempre lo será–  hacer uso de las promociones y planes de pago para conquistar clientes potenciales. De hecho, este tipo de acciones forma parte de la estrategia de ventas de grandes corporativos.

Cuando se llevan a cabo correctamente, estas prácticas incentivan a las personas a correr el riesgo de aceptar oportunidades de último momento o limitadas. Sigue estos tres pasos y comienza a sumar dinero a tu caja registradora.

1. Orienta tus esfuerzos.
Las promociones pueden estimular a las personas que ya te compran a incrementar su ticket, atraer nuevos clientes o hasta restarle algunos a la competencia. También se trata de una buena estrategia para incentivar a tu base de consumidores a aceptar ideas novedosas que finalmente ayudarán a tu negocio a superar las temporadas bajas.

Recuerda que rara vez una sola táctica logrará todos los objetivos trazados. Por eso, es necesario distinguir y diferenciar las prioridades. Por ejemplo:
• ¿Quieres que tus clientes te compren con más frecuencia, en mayor volumen o que sólo se interesen en las ofertas?
• ¿Buscas atraer nuevos compradores?
• ¿Te interesa que antiguos consumidores regresen contigo?
• ¿Tu meta es impulsar el negocio durante algunos meses, los fines de semana o en ciertas horas?

Por otro lado, define tu público meta o target, ya que una estrategia mal direccionada se convierte en un esfuerzo hecho en vano. Una vez que tienes claro el perfil de tu cliente, ponte en su lugar y pregúntate lo siguiente: ¿cuál sería mi reacción frente a determinada publicidad?

2. Planea las promociones.
Para empezar, aquí algunos incentivos que puedes ofrecer:
• Cupones de descuento.
• “Muestras gratis” que motiven a las personas a utilizar un producto o contratar algún servicio.
• Organizar eventos o hacer que tus consumidores vivan toda una experiencia de compra.

No olvides que en cuanto al precio, éste debe estar dentro del margen de la competencia; en un rango que te deje ganancias y no pérdidas. Evita ofrecer un 10 o un 20% de descuento, pues quizá no llame la atención de la gente. Tampoco te vayas al otro extremo, es decir, más del 50%. Esto al menos que tu estrategia sea lanzar un “gancho” para captar nuevos clientes que hagan futuras compras importantes para tu negocio.

Los cupones son bien recibidos por el público joven y los adultos mayores, quienes buscan que su dinero les rinda más. Con este recurso puedes hacer descuentos o una oferta especial, como obtener un producto gratis en la compra de otro. Los impresos son los más utilizados, aunque también tienes la opción de recurrir a la tecnología y lanzar promociones por medio de tu sitio Web o vía mensaje SMS. Esto te ayudará a llegar de forma más directa al consumidor final.

Las muestras permiten a las personas probar y familiarizarse con el producto o servicio que vendes. Si es de su agrado, no dudarán en comprarlo. Aquí puedes poner en práctica estas recomendaciones:
• Los negocios en línea dan como muestra e-books o envían boletines con información e imágenes para así generar tráfico hacia sus sitios de Internet, obtener más clics, registros y hasta atraer anunciantes. El objetivo es crear una relación exitosa con nuevos usuarios desde el principio.
• Algunas marcas de productos usan las tiendas de autoservicio como parte de su estrategia de venta. Esto por medio de edecanes y demostradoras, quienes dan degustaciones. O bien, afuera de los almacenes ubican stands en donde, con su ticket de compra, la gente concursa para llevarse un premio especial.
• En cuanto a las empresas de servicios, normalmente ofrecen versiones limitadas de sus soluciones. De este modo, los clientes disfrutan algunos de sus beneficios durante cierto tiempo. Por ejemplo, un masaje gratis de cinco minutos en un spa.

Los eventos son ideales para presentaciones o aniversarios de las compañías o para realizar sus lanzamientos. Así, se refuerza la relación entre el producto o servicio, el consumidor y la marca. La clave del éxito es que el evento debe ser la cara de tu negocio, representar todo lo que ofrece y crear una experiencia única para quienes compran. Si quieres hacerlo más profesional, contrata a una agencia especializada.

3. Determina tus metas.
Las promociones –como estrategia de negocios para generar más ventas– sí funcionan cuando las personas necesitan de un incentivo para tomar la decisión de adquirir algo. Para facilitar esta tarea, primero es necesario que tengas en claro tus objetivos.

Por lo tanto, define la meta que quieres alcanzar: límite de ventas, monto de dinero a ingresar o número de contactos y nuevos clientes. Con todo esto cuantificado, después podrás evaluar la efectividad del plan implementado y determinar si las acciones emprendidas realmente beneficiaron a tu empresa.

Conocer el impacto y el potencial de tus promociones te servirá para asignar un presupuesto a esta labor, así como para determinar el tiempo y esfuerzo que habrá que dedicarle en búsqueda de mejores resultados.

Comentarios