Ago
28
2014

Prendamex: Crédito para todos

Descubre cómo Predamex convirtió los préstamos en créditos prendarios y ahora es la casa de empeño con casi 700 franquicias en México.

Por Germán Sánchez
05-03-2010

Existen algunos negocios y giros que cobran mayor fuerza cuando en el escenario económico imperan condiciones poco alentadoras para el resto de las empresas. Y para muestra una cifra: “40 millones de mexicanos no tienen acceso a un crédito bancario, ya que no cuentan con los ingresos suficientes o no poseen un inmueble para garantizar el pago”, asegura Roberto Alor Terán.

¿Oportunidad de negocios? Para el emprendedor y un grupo de inversionistas, la respuesta fue un contundente “sí” cuando en 1996 abrieron la primera sucursal de Prendamex. Hoy, esta red de instituciones de crédito prendario suma casi 700 unidades distribuidas en casi todo el país. “Operar bajo el modelo de franquicia nos ayudó a crecer rápidamente para llegar a más clientes y sumar nuevos socios de negocios”, dice el director general de la firma.

Prendamex no sólo es la primera casa de empeño privada que opera en la República Mexicana, sino que también es la empresa pionera que detonó la actividad del mercado de los préstamos prendarios, integrado actualmente por unas 650 marcas. Y sigue en pleno ascenso. Debido a la actual crisis económica, cada vez más personas tienen la necesidad de liquidez inmediata y en las instituciones de crédito prendario encontraron una nueva alternativa de financiamiento.

De acuerdo con estimaciones de la franquicia, en Estados Unidos operan 13,000 casas de préstamos en el mercado formal, que atienden a una población de 305 millones de habitantes. Por otro lado, se calcula que en México hay 5,200 unidades para un total de 106 millones de personas. La mayoría de estos establecimientos se concentra en la Ciudad de México y el área metropolitana, así como en Veracruz, Puebla, Oaxaca, Guerrero, Chiapas, Tabasco y Tamaulipas.

Nueva oferta en el mercado

Después de trabajar varios años en el sector público y en diferentes empresas, Alor encontró el momento ideal para iniciar su propio negocio. “Observé que el Nacional Monte de Piedad –donde también laboré– no se daba abasto para satisfacer las necesidades del mercado. Además, a principios de 1998 estalló una huelga laboral que paralizó las actividades de esta institución”.

Si bien el contexto planteaba condiciones favorables para Prendamex, quedaba un reto aún mayor por superar: conquistar a los primeros clientes. “Se piensa que este tipo de negocios está enfocado sólo a segmentos socioeconómicos bajos, pero nosotros vimos más allá. Creamos un modelo que ‘dignificara’ esta actividad y así transformar el concepto de casas de empeño en instituciones de crédito prendario, para atender las necesidades de una base mayor de usuarios”, afirma el emprendedor.

¿En qué consiste el modelo de Grupo Prendamex? Uno de los aspectos clave que la franquicia de préstamos trabajó desde el principio fue garantizar un servicio de calidad. Esto incluyó desde construir sucursales tipo “banco” –para que la gente perciba que se trata de una institución seria– hasta capacitar al personal para lograr que los usuarios se sientan en un ambiente de confianza.

“Como en cualquier institución bancaria, los clientes tienen que presentar una identificación oficial. Además, se les pide autorización para tomarles una fotografía”, explica Alor, quien agrega: “Esto nos ayuda a tener un mejor control sobre las prendas que recibimos y, a cambio, los clientes obtienen beneficios. Por ejemplo, un porcentaje mayor sobre el valor de sus prendas con respecto a lo que ofrecen otros competidores”.

La base de clientes de la franquicia está integrada en un 57% por mujeres –la mayoría ellas son amas de casa. El 43% restante se compone por comerciantes independientes, empleados, estudiantes, obreros y jubilados. Todos ellos comparten necesidades en común: solventar una emergencia médica, completar el gasto y pagar diferentes servicios, como luz, agua y gas.

Existen tres temporadas que registran un incremento en la demanda de un 5 a un 10 por ciento: la cuesta de enero, vacaciones de Semana Santa y el regreso a clases. Se trata, precisamente, de periodos en que las personas tienen mayor necesidad de flujo de efectivo, lo que los motiva a acudir a una casa de empeño con artículos de joyería –en un 90% de los casos–, electrodomésticos y aparatos electrónicos, entre otros. Incluso, hay clientes que hacen tres o cuatro operaciones al año.

La mayoría de los préstamos son de entre $600 y $1,300, a un plazo promedio de dos meses y medio. En tanto que la tasa de interés es del 5% mensual más un 5% de cobro por almacenaje. “El 90% de nuestros clientes recupera su prenda, por lo que el 10% restante de los artículos se pone a la venta en la sucursales o bien, las piezas de oro y plata se funden”, detalla el director general.

Socios de negocios

“El perfil de franquiciatario que buscamos es alguien que tenga experiencia en negocios y que vea en Prendamex una empresa complementaria a sus actividades, pues el modelo le ofrece la ventaja de manejar las operaciones vía remota casi al 100%”, comenta Alor. Así, cada año se suman 10 nuevos socios de negocios a la red y el 70% de ellos tiene más de una franquicia.

Debido en gran parte a la actual crisis económica, Prendamex registró un crecimiento del 22% durante el primer semestre de 2009. Pero también esta situación plantea un reto adicional para la firma, ya que debe asegurar el abasto suficiente de efectivo para satisfacer la creciente demanda de sus clientes.

Los bancos constituyen la principal fuente de recursos de la franquicia; el problema es que estas instituciones han restringido el flujo de dinero. Por lo tanto, los directivos tomaron la decisión de emitir certificados bursátiles. El objetivo a mediano plazo es convertirse en una sociedad bursátil y, de esta manera, captar recursos del público para capitalizarse.

En cuanto a la regulación del sector, en 2006 se incluyó el préstamo prendario como actividad de comercio en la Ley de la Profeco y en 2007 la Secretaría de Economía emitió la Norma Oficial Mexicana (NOM 179) que regula este tipo de créditos. Así, las empresas ofertantes se comprometen, entre otros puntos, a elaborar un contrato por cada transacción que el cliente realice.

Prendamex forma parte de la Asociación Mexicana de Franquicias (AMF) y de la Asociación Nacional de Casas de Empreño (Anace). También cuenta con la Certificación de Calidad Mexicana Certificada (Calmecac) y la Certificación en ISO 9001-2000. Todas estas acciones, así como el hecho de mantenerse en el mercado por 13 años y observar un crecimiento sostenido representan, para Prendamex, las bases para ganar la confianza de sus clientes.

Hoy, el reto de Prendamex está claro: continuar con el proceso de expansión a nivel nacional e internacional. A través de la marca “Súper de Préstamos”, la franquicia tiene presencia en Guatemala desde 2004 e, igualmente, Prendamex tiene presencia en Estados Unidos. “Mi consejo para los emprendedores es que antes de adquirir una franquicia, se aseguren de que existe un mercado por atender y que el modelo de negocios les garantice una rentabilidad adecuada”, finaliza Alor.

Contacta con Prendamex para recibir más información sobre sus franquicias.

Comentarios
cp_ipad cp_ipad cp_ipad