Sep
19
2014

Crédito pequeño para negocio en grande

¿Quieres emprender, pero necesitas dinero para comenzar? Descubre en las microfinancieras el capital y apoyo que necesitas para llevar tu idea a la práctica.

Por Marissa S
07-27-2008

Si tienes una idea y estás decidido a lanzarte al ruedo, no dejes que la falta de capital te desanime. Si lo que necesitas es dinero, recuerda que puedes recurrir a las microfinancieras, instituciones que otorgan créditos pequeños a aquellas personas que, por su condición económica, no tienen acceso a la banca privada.

"Un microcrédito es un instrumento que busca apoyar financieramente a un emprendedor con montos que van de $800 a $15,000", explica Emilio Illanes, miembro del Comité de Desarrollo de Nuevos Negocios y Microfinanzas del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF). "Debe destinarse a una actividad productiva, no requiere de garantía y se paga semanalmente".

El Programa Nacional de Financiamiento al Microempresario (Pronafim), por ejemplo, otorga créditos que van de $100 a $30,000, a un plazo de 26 semanas y con una tasa de interés entre el 3.5% y el 4.5%.

Tu palabra es lo que cuenta

La actividad del microfinanciamiento es notablemente distinta frente a la banca tradicional. Una de las grandes diferencias es que, por lo general, no se piden garantías y la operación se fundamenta en el valor de la palabra. "Si hay una garantía de por medio, entonces no es microfinanciamiento", advierte Illanes. La base del esquema es la confianza mutua en los individuos y el apoyo a grupos solidarios, dos factores importantes para obtener dicha modalidad crediticia.

Para Alexis Kretchmar, profesor del área de Dirección Financiera del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas (IPADE), las microfinancieras son muy cuidadosas a la hora de elegir a sus sujetos de crédito. "Necesitan estar seguros de saber a quién le prestan. Por eso ponderan la figura de los grupos solidarios", apunta. Un grupo solidario está conformado por un mínimo de ocho miembros, cuyo objetivo es obtener recursos provenientes de este tipo de instituciones financieras. La ventaja es que se acompañan entre ellos y si uno se atrasa en el pago, el resto lo impulsa para no perder las bondades del préstamo.

Otro punto a favor es que las microfinancieras trabajan codo a codo con los emprendedores. Desde el principio se involucran con el proyecto, pues ayudan al interesado a diseñar un plan de negocios sencillo y explícito. Una vez concluida esta primera etapa, lo siguiente es delimitar el monto del crédito. Aquí tampoco hay riesgo de endeudarse de más, ya que este tipo de instituciones tiene la precaución de prestar montos pequeños para asegurar el retorno de su inversión.

Pero el apoyo no se queda en sólo prestar y recibir intereses. Las microfinancieras asignan consultores que cada mes visitan los negocios con el objetivo de evaluar, financie-ramente hablando, su desempeño. Así, en caso de que existan problemas en el flujo de dinero, ellos lo arreglan sin costo alguno.

Aprovéchalo al máximo

Un microcrédito no es un truco de magia. Como todo préstamo, se debe poner especial atención al aprovechamiento del capital. El primer consejo es no gastarlo en cubrir urgencias personales. Recuerda que no es un préstamo de autoconsumo. Previo a su solicitud, lo más recomendable es hacer una lista de lo que se necesita para iniciar o equipar el negocio. Compra sólo aquellas máquinas, inventario y materia prima indispensables.

No olvides calcular tu flujo de efectivo. Esto te dará la posibilidad de saber si el capital que recibirás lo podrás pagar en el plazo señalado y con la periodicidad pactada. Puede pasar que te presten más de lo que es capaz de soportar tu negocio y termines sacrificando ganancias.

Ahora bien, si tu giro son las ventas directas, el microcrédito te viene como anillo al dedo, ya que si te conviertes en líder de un grupo solidario podrás obtener ingresos para comprar producto y abastecer tu negocio. Lo mismo aplica para quienes comercializan con prendas de vestir, zapatería y accesorios. Eso sí, calcula cuánto vendes a la semana, cuánto puedes pagar de intereses y cuánto te conviene comprar para vender.

Crédito a la carta

Elige la opción que más se acomode a tu proyecto.

Pronafim. www.pronafim.gob.mx

Finamigo. www.finamigo.com.mx

Financiera Independencia. www.independencia.com.mx

FinComún. www.fincomun.com.mx

Emprendesarial. www.entrelazosac.org

Asociación Pro Mujer de México. www.promujer.org

Espacios Alternativos. www.sefia.com.mx

Grupo Crediexpress. www.credex.com.mx

Comentarios
cp_ipad cp_ipad cp_ipad