Dic
19
2014

Da de alta tu empresa

Se terminaron los trámites engorrosos y la larga espera. Inscribir tu empresa en el SAT tarda menos de un día.

Por Santiago Castillo
04-03-2008

Dar de alta tu empresa en el Sistema de Administración Tributaria (SAT) nunca fue tan fácil como hoy. Hasta hace algunos años, el trámite era engorroso y para obtener la Cédula de Identificación Fiscal demorabas por lo menos 15 días.

Ahora tardarás más en pensar cuál será el nombre de tu negocio que en completar el trámite. Lo primero que tienes que hacer es pedir una cita de forma electrónica en el portal www.sat.gob.mx en la sección conocida como "oficina virtual" o bien, vía telefónica, marcando el 01 800 463 6728.

Luis Dávila, director de la consultoría Xpande Tu Negocio, explica que uno de los mayores cambios que agilizaron el trámite fue que se dejó de pedir a los contribuyentes que llenaran formatos en los que por lo regular existían equivocaciones y en consecuencia, el trámite se retrasaba.

"Es importante que los emprendedores entiendan por qué deben dar de alta su negocio: tendrán obligaciones, pero también derechos", comenta el directivo. "Realizar el trámite ayuda a reducir el número de proyectos que se convierten en empresas evasoras de impuestos, que fomentan la informalidad y, por lo tanto, que reducen las oportunidades de negocios".

Lo imprescindible

El Sistema de Administración Tributaria, a través de sus oficinas de atención ciudadana, es la única dependencia en la que se registra una empresa. Antes de iniciar define en qué régimen fiscal operará tu negocio. Considera que tienes dos opciones: persona moral, cuando se trata de una sociedad, y persona física con actividad empresarial.

Si la figura será la de persona moral, al darte de alta tendrás que presentar el acta constitutiva de la empresa e identificación del representante legal. Este documento es expedido por un notario público, quien también puede registrar tu compañía sin necesidad de que acudas a una oficina del SAT. "El objetivo es simplificar el trámite, ahorrarle tiempo al empresario y agilizar el servicio, ya que únicamente contestará un sencillo cuestionario", señala Nora Caballero, administradora general de Atención al Contribuyente del SAT.

Este trámite es gratuito, ya sea que lo realices con el notario o en la ventanilla del SAT. Si decidiste realizarlo por tu cuenta, reúne los siguientes documentos:

1. CURP o acta de nacimiento del representante legal.

2. Identificación oficial. Puede ser la credencial de elector, pasaporte vigente, cédula profesional o cartilla del servicio militar.

3. Comprobante de domicilio fiscal.

4. Acta constitutiva de la empresa.

Una vez que tengas los papeles, acude a tu cita el día y la hora indicada por la oficina que te corresponda. Contempla que el tiempo promedio para el trámite es de 30 minutos.

Aunque es un procedimiento que está diseñado para terminarse en una sola cita, se puede extender por una razón principal: descuidos de los emprendedores, entre los que destacan el no tener definido el domicilio fiscal o una cuenta de correo electrónico.

Evita equivocaciones

Las primeras preguntas que tienes que responder serán sobre tus datos personales como nombre completo y fecha de nacimiento. Procura tener listo el nombre de tu empresa, pues este dato junto con la fecha de inicio de operaciones es fundamental para determinar la residencia fiscal del negocio. Además te solicitarán la dirección de la compañía y los ingresos.

De acuerdo con Nora Caballero, durante la entrevista con un funcionario del SAT se te proporcionarán los datos necesarios para determinar tu domicilio fiscal.

La determinación de las actividades y obligaciones fiscales es un paso importante en este trámite. Para hacerlo, tendrás que responder una serie de preguntas como los ingresos anuales que proyectas en tu negocio y si la empresa será tu única fuente de ingresos. Además de los datos anteriores, te preguntarán: si desarrollarás actividades por cuenta propia, el sector empresarial en el que estará tu compañía y si contarás con empleados.

Inscribir tu empresa en el SAT es un buen comienzo para trabajar dentro de la formalidad. Tener la Cédula de Identificación Fiscal es importante porque con ella podrás facturar electrónicamente. Y lo más importante: tendrás una mayor oportunidad para obtener algún crédito. Recuerda que uno de los requisitos para financiar tu compañía es ser una empresa legalmente constituida. ¿Cómo lo comprobarás? Simple, con la Cédula de Identificación Fiscal.

Como una forma de facilitar éste y otros trámites, el SAT dispuso en su página de Internet una sección de orientación para que los contribuyentes conozcan, a través de guías y simuladores, los pasos para dar de alta tu empresa. Otro de los servicios que ofrece la dependencia es asesoría para que presentes tus declaraciones mensuales y anuales. Así no hay pretexto que valga para cumplir como una empresa legal.

¿Y después?

Una vez que diste de alta tu empresa y avisaste oportunamente sobre el inicio de operaciones, éstas son las obligaciones fiscales que tendrás que cumplir:

- Presentar la declaración anual del Impuesto Sobre la Renta (ISR) de personas físicas.

- La declaración y pago mensual del Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU).

- La declaración y pago provisional mensual del ISR.- La declaración anual del ISR, donde se informe de los clientes y proveedores de bienes y servicios.

- Presentar la declaración y pago definitivo mensual del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

- Proporcionar la información del IVA que se solicite en las declaraciones del ISR.

- Presentar la declaración mensual donde se informe sobre las operaciones con terceros para efecto del IVA.

- Presentar la declaración anual donde se informe de las retenciones de los trabajadores, sueldos y salarios, y trabajadores asimilados a salarios.

Comentarios