Nov
27
2014

Guarderías integradoras

Pequeñitos con discapacidad son recibidos desde los 43 días de nacidos en estos centros, donde aprenden a convivir en armonía con los demás niños

Por Emilio Pav
08-07-2007

Ya son muchos los años en los que el Seguro Social brinda los servicios de guarderías a las madres trabajadoras aseguradas, ofreciendo un espacio educativo-formativo para sus hijos en la primera infancia, mientras ellas desarrollan sus labores durante la jornada de trabajo.

Tanto es el éxito que han tenido estos centros de apoyo, que a la fecha hay más de mil 500 guarderías en todo el país y el IMSS va por más, pues a finales del año pasado puso en marcha un proyecto por demás ambicioso: "guarderías con el esquema de apoyo a niños con discapacidad".

Esto no quiere decir que el IMSS no atiende a los pequeños con discapacidad, dijo el jefe de la División de Desarrollo y Evaluación de Programas Operativos de la Coordinación de Guarderías del IMSS, José Islas Moreno; al contrario, la institución lleva varios años velando por la atención de estos niños, apoyada en la Norma Oficial Mexicana NOM-167-SSA1-1997, correspondiente a la prestación de servicios de asistencia social para menores, la cual establece que: "todas las guarderías infantiles admitirán a niños con discapacidad no dependiente, conforme a una tipificación específica y sin tener dos o más discapacidades asociadas".

Todo comenzó en 1996, cuando a un grupo de pequeños con capacidades diferentes se les integró al sistema normal de guarderías. Al principio el proyecto se realizó como prueba, en una sola guardería ubicada en la Ciudad de México, en la zona de Coyoacán, y 10 años después el Seguro Social decidió reproducir el modelo para aumentar la cobertura de esta población.

Para 2006 el IMSS tenía inscritos a cerca de cuatro mil niños con diferentes discapacidades, cifra muy por arriba de las expectativas, que necesariamente hizo retomar el proyecto original y buscar otras opciones para beneficiar a más población y ofrecerles los servicios adecuados a sus necesidades.

De esta iniciativa nacieron las "guarderías integradoras", afirma Islas Moreno, las primeras en el mundo con el esquema de apoyo a niños con discapacidad moderada, diseñadas tanto en estructura como en atención, considerando las necesidades de desarrollo que requieren estos pequeños.

La atención

El directivo del IMSS explica que las guarderías funcionan en edificios que cuentan con el espacio suficiente para atender a niños con y sin discapacidad en aulas independientes, pero con la intención de que en recreos o descansos puedan convivir, a fin de favorecer la integración paulatina de ambas poblaciones en un ambiente común y armónico. La edificación tiene condiciones de seguridad con base a lo estipulado en la Norma Oficial Mexicana, pero un punto muy importante es que se evita cualquier tipo de barrera física.

Las guarderías están divididas en dos áreas, una que atiende a niños regulares, y la otra a pequeños con discapacidad. En esta última área, a los pequeños no sólo se les considera por su edad cronológica, sino por su nivel de desarrollo y habilidades.

Los grupos se dividen según las características del menor: en el primero se encuentran los pequeños que son más dependientes del adulto; en el segundo, los que tienen habilidades de desplazamiento; en el tercero aquéllos que presentan independencia en su desplazamiento y en el cuarto, los que tienen logros importantes y que ya pueden integrarse de manera parcial o definitiva al área de niños sin discapacidad.

Esto puede darse, siempre y cuando estén al corriente de sus terapias de rehabilitación física o de lenguaje, las hayan terminado satisfactoriamente y también porque fueron operados para solucionar el daño.

Estas guarderías atienden a niños que presentan ceguera, retraso mental, Síndrome de Down, sordomudos, con ausencia de extremidades o amputación parcial, parálisis cerebral infantil leve o moderada, alteraciones del lenguaje, epilepsia con control farmacéutico, hidrocefalia y labio y paladar hendido, entre otras enfermedades.

José Islas Moreno destaca que al cuidado de los niños se encuentra un equipo multidisciplinario compuesto por una coordinadora del área, la cual debe ser especialista en atención a personas con discapacidad. También forman parte terapeutas físicos en psicomotricidad, lenguaje, ocupacional, aprendizaje, estimulación temprana y discapacidad intelectual, así como un doctor especialista en medicina física y rehabilitación.

Requisitos

Los pequeñitos son recibidos desde los 43 días de nacidos, hasta los cuatro años de edad, únicamente se les pide a los padres que cumplan con los requisitos y documentos que solicitan en todas las guarderías del IMSS: acta de nacimiento, CURP, Cartilla Nacional de Vacunación, comprobante de afiliación al IMSS, entre otros.

Adicionalmente para los niños con discapacidad leve o moderada, es necesario que los padres también cumplan con lo siguiente:

* Acudir a la guardería para que la coordinadora del área de discapacidad le realice una entrevista y los especialistas lleven a cabo la valoración inicial del menor y le entreguen la "Solicitud de Dictamen Médico".

* Llevar al menor con el especialista en medicina física y rehabilitación del IMSS para que determine el tipo y grado de discapacidad que presenta el chico y establezca en el dictamen si es apto para ingresar a la guardería.

De ser favorable la decisión de los especialistas, los padres deberán tener la seguridad de que los pequeños van a recibir atención especializada, y algo muy importante, los van a enseñar a convivir con niños sin discapacidad, a fin de que tengan una mejor rehabilitación, se sientan parte de la sociedad y en el futuro se integren a ella con mayor facilidad.

El Jefe de División del IMSS aclara que la guardería integradora no funciona como Unidad de Rehabilitación, es únicamente un centro de apoyo con servicios adecuados a las discapacidades de los niños, y si bien se les otorga apoyo terapéutico con base en sus necesidades a través de personal especializado, todos los pequeños deberán continuar con las terapias indicadas por sus médicos.

Las guarderías integradoras son un beneficio más para las madres aseguradas al IMSS, así como a padres viudos o divorciados que tengan la custodia del niño, ya que encontrarán en ellas una opción para ofrecer una mejor calidad de vida a sus hijos, sin tener que renunciar al trabajo, algo muy común en las familias con niños discapacitados.

Actualmente el Seguro Social cuenta con 26 guarderías en las que se atiende a mil 274 pequeños con discapacidad, y están distribuidas en gran parte de la República Mexicana: Jalisco (4), Guanajuato (3), Morelos (2), Estado de México (2), Baja California (2), Sonora (2), Sinaloa (2), Yucatán, Quintana Roo, Guerrero, Querétaro, Aguascalientes, Tamaulipas, Coahuila, Chihuahua y Distrito Federal.

El IMSS gasta cinco mil 397.03 pesos mensuales en cada niño con discapacidad que se atiende en las guarderías integradoras, más del doble que con los pequeños que no requieren instalaciones especiales.

Islas Moreno menciona que a diario llegan solicitudes de particulares y organizaciones sociales para abrir una guardería integradora; sin embargo, por el momento esperan consolidar el servicio de las 26 primeras.

Anota

Para más información acerca de estas guarderías o su localización puedes llamar al 01 800 623 2323, la línea de información del Seguro Social, o bien consulta www.imss.gob.mx

Comentarios