Oct
20
2014

Identifica al franquiciatario ideal

Conoce las características que debes buscar para dar con el candidato perfecto que replique tu modelo de negocio.

Por Maribel Carbajal
10-17-2011

En el momento que decidimos entrar al mundo de las franquicias, entendemos que existen dos protagonistas principales, el franquiciante y el franquiciatario, en quienes recaen las obligaciones a cambio de recibir los derechos que le confieren de manera inherente al entrar en un sistema de franquicias.

Pero ¿cómo encuentran los franquiciantes a los socios adecuados para clonar su negocio de manera exitosa? ¿Qué aspectos generales deben seguir los interesados en franquiciar su negocio, a la hora de determinar el perfil de su franquiciatario? Es por ello que creemos importante brindar las siguientes recomendaciones para encontrar esa “contraparte” de tu negocio.

En una franquicia, se determinan ciertas características personales que deben cumplir ambas partes. Éstas pueden variar de acuerdo a cada empresa, por lo que es de vital importancia elegir correctamente a sus socios, pues  compartirás con ellos tanto éxitos como fracasos, así que es necesario rodearse de la gente adecuada para asegurar el correcto funcionamiento de tu unidad franquiciada. Pero ¿cuáles son las principales cualidades que un franquiciante busca en sus franquiciatarios? ¿Los requisitos son los mismos en todos los casos?

El perfil del franquiciatario es el conjunto de características que debes reunir si estás interesado en una franquicia, las cuales debes cumplir en su totalidad. Generalmente, las características de un posible franquiciatario cambian de una empresa a otra, pero, casi siempre, los aspectos a analizar son: la edad, el grado académico, el sexo, el nivel socio-económico, la disponibilidad, el conocimiento que  posea del mercado, entre otros.

De todos estos puntos nacen las características particulares de acuerdo al negocio. Por ejemplo, algunas de las habilidades que deben manejar dentro de la empresa (tener conocimientos administrativos, contables, modas, etcétera); valores que debe tener presentes en todo momento (honestidad, integridad, confianza), además de otras características, como lugar de residencia y nivel adquisitivo.

Sin embargo, todos los requerimientos deben ser lo más parecidos a la forma de ser de los franquiciantes, ya que al compartir los mismos gustos o estar de acuerdo con algunas ideas, la relación entre ambas partes puede funcionar mucho más que con alguien muy diferente.

Para concluir, podemos comparar la relación de este tipo, con  una relación de matrimonio, donde las partes se “casan”  para vivir mejor, para realizar sueños en conjunto y para ser felices. Así es una franquicia: un matrimonio acordado para obtener resultados positivos entre dos personas que buscan recibir beneficios a cambio de algunas obligaciones. Y qué mejor si podemos poner por escrito todas las cosas que nos gustan de una persona, para hacer mucho más llevadera y más sencilla la relación entre ambos.


Por: www.feherandfeher.com

Comentarios