Abr
24
2014

Inicia tu agencia de seguridad

En la medida que las ciudades crecen y la percepción de inseguridad aumenta, las posibilidades de iniciar y expandir un negocio de guardias de vigilancia se incrementan. Descubre qué necesitas para no dejar pasar esta oportunidad.

Por Nora Casta
04-07-2008

México, como otros países, ha decidido apostar nuevamente por el sector de la construcción. Tanto el gobierno como las empresas privadas proyectan una inversión histórica en infraestructura y otros desarrollos inmobiliarios, lo que abre una robusta oportunidad de negocio para las compañías de vigilancia y seguridad privada.

Puedes ofrecer estos servicios en fraccionamientos residenciales, clínicas, edificios de oficinas y despachos, escuelas privadas, salones de fiestas, bares y restaurantes, plazas comerciales, tiendas departamentales, centros de distribución, estacionamientos, comercios pequeños, eventos (sociales, artísticos o deportivos) y hasta en ciertas actividades nocturnas donde es más importante la seguridad.

En general, este negocio cumple con la función de proteger la integridad física de las personas y prevenir que se cometan delitos en el patrimonio de los contratantes (personas y empresas), para quienes el gasto en servicios de vigilancia se ha convertido en parte de su presupuesto. Es más, en la práctica, la actuación de un guardia es más de prevención y disuasión. Sus tareas de auxilio se extienden a las de asistencia en ciertas labores administrativas que desempeñan desde las casetas de vigilancia ubicadas a la entrada de los inmuebles -tanto particulares como de empresas-, controlando así el acceso de personas, vehículos y mercancías.

El emprendedor que desee incursionar en este giro puede ser una persona física o moral. Sin embargo, las empresas grandes prefieren contratar a personas morales con una antigüedad en el mercado y, para clientes del sector público -donde este tipo de servicios se maneja mediante licitaciones o concursos-, esta figura es un requisito indispensable.

De acuerdo con Oscar Fraga Albert, director general de Grupo Facto -empresa con más de 13 años de experiencia en el giro-, los grandes corporativos manejan contratos internacionales. Las empresas medianas -con un promedio de 500 guardias, como Grupo Facto-, atienden a clientes de igual tamaño. Por su parte, las compañías de seguridad más pequeñas han encontrado en los desarrollos inmobiliarios un nicho importante. "En estos lugares utilizas entre dos y cuatro guardias en fraccionamientos, condominios y plazas comerciales, lo que no es muy difícil de controlar", señala el empresario que cerró el 2007 con un crecimiento del 25% en sus ventas.

Al contratar un outsourcing de seguridad, y para salvaguardarse, algunas empresas exigen el uso de fianzas que respalden su patrimonio ante una mala actuación de los guardias, esto requiere de una mayor inversión para el emprendedor que desee integrarse a este giro.

Descripción del negocio

Una agencia de seguridad, básicamente, ofrece los servicios de personal de vigilancia. Para ello, se encarga del reclutamiento, evaluación, selección, entrenamiento, supervisión y pago de salarios. Según los entrevistados, puede generar utilidades entre el 20% al 30% del costo total del servicio.

Para reclutar a los empleados (guardias) se recomiendan los anuncios en periódicos y las bolsas de trabajo local. Otra buena opción es montar un stand en las "ferias de empleo" y realizar ahí las entrevistas de trabajo. Los requisitos para la contratación son:

- Personal masculino o femenino de 25 a 45 años de edad, con estatura mínima de 1.65 mts.

- Dos referencias de trabajo y personales.

- Buena condición física.

- Acta de nacimiento y comprobante de domicilio.

- Identificación oficial, cartilla militar y Clave Única de Registro de Población (CURP).

- Número de seguro social.

- Constancia de no antecedentes penales.

- Educación media básica (secundaria terminada).

- Fotografías y solicitud elaborada.

Regularmente, en el momento de la entrevista se realiza la contratación. El siguiente paso es la asignación del lugar de trabajo al que deberán presentarse. Elabora un pequeño manual donde informes los derechos y obligaciones del personal, con énfasis en sus medidas de seguridad y/o manejo de mercancías que tengan implementadas las empresas en que se prestará el servicio. Detalla lo que sucedería en caso de un siniestro mayor. Muchas compañías utilizan informes diarios o semanales sobre las actividades que se presentaron durante las vigilancias, así como las incidencias o anomalías atendidas durante sus guardias. Todo esto lo calificará el cliente, principalmente a la hora de renovar el contrato.

Como prestador de un outsourcing de vigilancia puedes ofrecer diferentes horarios de servicio de acuerdo a las necesidades y tipo de cliente. Lo usual son tres jornadas de 12 horas de trabajo, cubriendo los siete días de la semana: de 12x12, 12x24 y de 24x24 horas. ¿Cómo leer esto? Se trabajan de corrido las primeras horas, descansando las siguientes. Así, el guardia que entra el lunes a las 8:00 de la mañana, en un turno de 24x24 saldrá de trabajar a las 8:00 a.m. del día siguiente, quien lo relevará será otro guardia con el mismo turno, descansando ambos cada tercer día.

Una vez asignados, supervisa que los guardias cumplan cabalmente con el control de acceso al lugar de trabajo (desde solicitar a los visitantes que se identifiquen hasta la realización del check-list de las mercancías u objetos que entran y salen del almacén). También cumplirán otras labores como ayudar en un incidente o eventualidad menor y vigilar los estacionamientos. Muchas veces, incluso, realizan la vigilancia perimetral haciendo rondines en la calle, por lo que es ideal que los capacites en el manejo del kendo o tolete. Capacita a tu personal en forma permanente (en primeros auxilios, por ejemplo) y verifica su condición física. Si prestas un buen servicio con guardias calificados podrás concentrarte en la búsqueda de nuevos contratos.

A los clientes pequeños -que sólo requieren un guardia por un período de 12 horas- se les cobra en promedio $6,500 al mes. De este monto, el 60% se destina al pago del salario del trabajador ($4,000), otro 20% cubre sus prestaciones y gastos proporcionales del negocio ($1,400), y el restante 20% corresponde a la ganancia de $1,100 que se registra por guardia. En empresas o fraccionamientos de mayor tamaño y responsabilidades, el costo varía de $7,000 a $9,000 por empleado.

Compite con calidad

Para Grupo Facto, la competitividad radica en la prestación de servicios de calidad que lleva a que sus clientes estén dispuestos a pagar precios por encima del mercado. En el Distrito Federal, sostiene, la competencia es feroz. Lo mismo pasa en grandes zonas metropolitanas como Guadalajara y Monterrey. Una de las claves, dice Oscar Fraga, es mantenerse actualizado en las últimas tendencias en materia de seguridad y tecnología aplicada.

En esta línea, ten en cuenta que del 22 al 24 de abril se realizará, la Expo Seguridad 2008 (www.exposeguridadmexico.com) en la Ciudad de México, donde encontrarás una gran variedad de proveedores y nuevas tecnologías. A mediano plazo puedes ampliar tus servicios de protección con la presencia de perros, para lo cual acude a la Escuela Técnica en Adiestramiento Canino (ETAC) (www.etac.com.mx). Aquí, cubriendo 12 semanas de entrenamiento divididas en cuatro niveles, el costo asciende a $15,510 por ejemplar (que puedes adquirir en su criadero). Es recomendable que al comprar algún perro de guardia observes que la empresa que lo venda cumpla con la Norma Oficial Mexicana PROY-NOM-148-SCFI-2007, publicada recientemente en el Diario Oficial de la Fede-ración (el 6 de diciembre de 2007), referente a la comercialización y adiestramiento de animales de servicio.

Ejercicio financiero

La inversión necesaria para montar una empresa de personal de vigilancia y seguridad es baja debido a que sólo se requiere de una oficina para realizar las tareas administrativas de la intermediación. Además, no necesitas ser un despacho ni tener buena ubicación, pues en este giro los clientes no visitan las oficinas y únicamente reciben a los candidatos que buscan trabajo como guardias. Si el emprendedor así lo desea, puede realizar el trabajo desde su casa y ahorrarse los desembolsos por concepto de renta de un local. Al arranque sólo se contempla el pago de permisos y licencias, uniformes, motonetas para el desplazo de supervisores, así como equipo básico de oficina y de seguridad -como bastones o toletes. En este punto, se recomienda que, en la medida que el negocio crezca, parte de las utilidades se reinviertan en equipos más sofisticados de radiocomunicación y monitoreo.

El plan financiero supuesto y elaborado para este número considera que el emprendedor invierta $74,700 para poner en marcha su empresa de outsourcing, capital que recuperaría al cuarto mes de operaciones o hasta alcanzar la contratación de 10 clientes. Debido a que los costos de venta son diferentes según cada cliente, el modelo está simplificado bajo el supuesto de iniciar con empresas pequeñas que demandarían la vigilancia en sus casas u oficinas, requiriendo la presencia de un guardia. Asumiendo que el servicio cubre las 24 horas del día, el número de vigilantes empleados será el doble del número de contratos, aumentarían proporcionalmente si se consiguen más clientes (de un modo acumulativo puesto que los contratos serían anuales).

El plan arranca con el caso típico de una privada residencial de 40 casas donde cada familia paga una cuota mensual de $300 por servicios de vigilancia. La agencia asignaría dos vigilantes bajo turnos de 24x24 horas y a un comandante que periódicamente los supervisará y realizará los cobros. Con este cliente, la agencia obtiene $12,000, de los cuales pagará $4,000 de salario a cada guar-dia, $1,000 al supervisor y se quedará con $3,000 al mes. En esta mecánica, los ingresos que se generan por cada nuevo empleado cubren su remuneración, prestaciones, la proporción de gastos fijos y el margen de ganancia, mismo que disminuye al momento de su contratación por inversión requerida como tolete, botas, uniforme, chamarra y rompevientos. A su vez, el comandante completaría su salario, de otros $4,000 al mes, al tener a su cargo la supervisión de otros clientes del mismo tipo.

El emprendedor fungiría como administrador, así que requiere conocimientos de contabilidad y manejo de trámites para llevar sus declaraciones como persona física con actividad empresarial, y realizar el alta en el IMSS y pago de cuotas del Infonavit de los empleados.

Al primer año de operaciones, la agencia generará ingresos acumulados por $2?280,000, mientras que pagaría $1?608,000 por salarios de 50 guardias y tres supervisores (todos con un sueldo mensual de $4,000), y erogaría otros $120,700 por concepto de gastos fijos como renta, luz, teléfono, gasolina, uniformes y equipo para cada nuevo empleado, así como un pequeño fondo para contingencias por robos y extravíos imputables a su personal, con lo que le quedarían ganancias acumuladas por $551,300.

Una vez descontado el desembolso por remuneraciones a los vigilantes, el prestar servicios de guardias a 25 clientes conformados por privadas de casas, escuelas de todo tipo, consultorios o despachos de oficinas, condominios y negocios como farmacias o supermercados, se obtendrían en promedio ingresos mensuales por $56,000, mientras que los gastos de la agencia serían de $10,058 y las ganancias sumarían aproximadamente $46,000 al mes.

COTACTOS:

Consejo NAcional de Seguridad Privada A.C.

01 (55) 26 24 35 34

www.cnsp.org.mx

Asis Internacional, Capítulo México

01 (55) 56 11 70 65

www.asis.org.mx

Federación Canófila Mexicana A.C.

01 (55) 56 55 93 30

www.fcmac.org.mx

Escuela Técnica de Adiestramiento Canino (ETAC)

01 (55) 55 94 78 56

www.etac.com

Comentarios
cp_ipad cp_ipad cp_ipad
Recomendaciones