Abr
18
2014

Los beneficios de la factura electrónica

La factura electrónica en América Latina ha generado ahorros en las empresas y en los gobiernos, además de hacer más eficientes sus operaciones.

Por
08-16-2010
La factura electrónica en América Latina ha generado ahorros en las empresas y en los gobiernos, además de hacer más eficientes sus operaciones.

La factura electrónica se vuelve una realidad cada vez más presente en América Latina, generando importantes ahorros para las empresas y los gobiernos, así como una mayor eficiencia en sus operaciones.

Por ejemplo, en el caso de Colombia se estima que este año se tengan en promedio un millón de facturas mensuales, de las cuales alrededor de 55 mil son electrónicas, lo que equivale a transacciones por 800 millones de dólares en órdenes de compra y facturación.

De acuerdo a la legislatura de este país, todo aquel que esté obligado a facturar debe tener un sistema por computadora. Sin embargo, aunque las empresas, en especial las más pequeñas, tratan de cumplir con este requerimiento, la mayor parte del proceso de facturación se realiza manualmente. 

En Chile, el país con mayor avance al respecto, se estimó que el uso de factura electrónica permitiría ahorros del 80 por ciento sobre los costos de facturación tradicional, especialmente en áreas como impresión, despacho, almacenamiento físico y eventuales pérdidas de documentos. Este ahorro se calcula en 340 millones de dólares. 

Actualmente, el 38 por ciento de todas las facturas que se emiten en el país son digitales y más de 21 mil compañías se encuentran autorizadas para facturar electrónicamente. 

En Argentina se anunció que a partir del primero de agosto de este año todos los proveedores del gobierno estarán obligados a la utilización del esquema de factura electrónica y para el 2011, las ventas por la red. 

En Costa Rica se estimó que la productividad de las empresas podría aumentar en un 8.2 por ciento con la facturación electrónica. Actualmente, se negocian diariamente $1,4 millones en forma electrónica, con 340 empresas registradas en la operación del Intercambio Electrónico de Documentos (EDI) bajo estándares mundiales. Sin embargo, en promedio, el 80 por ciento de las facturas requieren de algún cambio o aclaración.  

Por otro lado, en México el uso de factura electrónica se hace principalmente en las empresas extranjeras, las cuales han encontrado una respuesta favorable en el Servicio de Administración Tributaria (SAT) en el manejo de los folios. Algunas empresas han encontrado problemas en la utilización de aplicaciones comerciales que no soportan la operación de la empresa y tienen que buscar otra respuesta.  

Gerardo Cabrera, de Atención a Empresas de la Asociación Mexicana de Estándares para el Comercio Electrónico (AMECE), indicó que “a unos meses, todavía el 50 por ciento de las empresas que acuden a consultarlos se encuentra en el proceso de decisión de cómo implantarlo.” 

La encuesta realizada por Impuestum® revela que el 72.16 por ciento de los consultados todavía no utiliza la factura electrónica, 11.34 por ciento ya se encuentra utilizándola, 11.34 por ciento está en espera de reglas por parte del SAT para incorporarla y 5.15 por ciento se encuentra en proceso de implantación.        

Actualmente, en México existen 28 mil contribuyentes emisores de facturas electrónicas y se han reportado 472 de certificados fiscales digitales (CFD) o facturas electrónicas.

www.impuestum.com


 

Comentarios
cp_ipad cp_ipad cp_ipad
Recomendaciones