Abr
16
2014

¿Te despidieron? Emprende

No pienses en tu despido como algo negativo, sino como el primer paso a un nuevo futuro: ser tu propio jefe.

Por SoyEntrepreneur
02-16-2012

“Lamentablemente, por necesidad de la empresa, hemos decidido prescindir de sus servicios como empleado...” son las palabras que terminan con años de esfuerzo, desordenan tu planificación financiera, tu vida en general y te dejan en el más incierto de los escenarios.

¿Por qué sucedió? ¿Qué hiciste mal? ¿Cómo pagarás tus cuentas? ¿Cómo encontrarás otro trabajo? En fin, una serie de interrogantes comienzan a inundar tu cabeza, especialmente si tienes más de 40 años o si tienes una familia a la cual mantener, y que no puedes más que responder a ellas con cierta inercia.

Lo peor de todo es que son escasas las veces en que puedes anticiparte, por lo que no cuentas con un plan B. La buena noticia es que no todo está perdido, piensa en tu despido como una oportunidad para convertirte en emprendedor. Aquí te decimos por qué:  

Gratificación
Si te despiden sin previo aviso y llevas varios años en la empresa, lo más probable es que recibas una abultada gratificación o liquidación por tus servicios. Sólo una pequeña parte de eso te permitirá pagar dos meses de alquiler o hipoteca, el resto lo puedes dejar para invertir en tu nuevo negocio.

Son muchos los casos de emprendedores que con el finiquito de su empleo y con un buen Plan de negocios, logran poner en marcha una empresa que no sólo les traerá recompensas económicas, sino también la experiencia de ser su propio jefe.

Vacaciones
Lo primero es disfrutar de un tiempo libre que no tuviste durante los últimos años, debido a tu exigente y constante trabajo. Saborea el momento y la paz que te da no tener que hacer nada y aprovecha este tiempo para pensar y reflexionar sobre las oportunidades y tus habilidades para iniciar tu futuro negocio.

También usa estos momentos libres para investigar el mercado y para reunirte con las personas clave que te ayudarán a poner en marcha tu proyecto.  

Ideas
Te sorprenderás cómo las ideas emprendedoras se adueñan de tu modelo mental y toma de decisiones durante los  momentos de ocio, cuando la mente se despeja y dejas espacio a la imaginación. Luego el proyecto se te aparecerá y ya sólo tienes que ejecutarlo. Acude a todos aquellos lugares, reales o virtuales, que te ayuden a inspirarte.

Haz un análisis FODA de ti mismo e identifica tus fortalezas y debilidades, así como las oportunidades y amenazas que hay en el mercado. Debes saber muy bien cuáles son tus habilidades, experiencia y para qué eres bueno, y en especial, qué te apasiona.  Otra opción es que aproveches tu finiquito para adquirir una franquicia o para ingresarte a un canal de venta directa.  

Revisa el mercado
Te puede ayudar mucho ver cómo está el mercado: lleno de oportunidades. Mira por ejemplo lugares como la plataforma oDesk o Entrepreneur.com donde está acumulado el talento emprendedor o en otros sitios latinoamericanos como Educaweb, SoyEntrepreneur o Endeavor para formarte sobre un tema concreto.

Antes de iniciar cualquier negocio, asegúrate de que exista un mercado potencial que compraría tus productos o servicios.
Pasea por tu ciudad, acércate a los consumidores (ya sean tus familiares o amigos) y pregúntales sobre sus necesidades y deseos. Después, visita sitios Web o blogs que hablen sobre estos temas y que pueden darte una orientación. 

Comentarios
cp_ipad cp_ipad cp_ipad
Recomendaciones