Abr
16
2014

Todo un hombre de negocios

Por SoyEntrepreneur
10-05-2006

Todo un hombre de negocios Emprendedor de Corazón Barquillos de Ideas Retrato de un Emprendedor Entérate Contacto

Emprendedor de Corazón

La historia de Adolf B. Horn nos demuestra que el verdadero empresario nuncadeja de emprender

Por I. Carolina Quezada

Muchas veces asociamos la palabra emprendedor con gente de menos de 40años de edad. Sin embargo, la experiencia de Adolf B. Horn rompe coneste parámetro: a sus 88 años, abrió una empresa propia,que hoy en día ya tiene 120 concesiones y presencia en diversas ciudadesmexicanas.

Se trata de Helados Dolphy, que Horn inauguró en abril del añopasado. Sin embargo, este no es su primer negocio propio. Horn fue el creadorde Bing, otra famosa tienda de helados, que vendió exitosamente en1983.

Horn es de origen estadounidense. Llegó a México hace 42años, y en 1960 fijó su lugar de residencia en Guadalajara,Jalisco. En esa época no sabía nada acerca de laproducción de helados: se desempeñaba como agregado comercial dela embajada de Estados Unidos y luego, como cónsul general en la ciudadde Guadalajara.

Cuando le fue notificado su cambio a otro país, contaba con losaños suficientes para jubilarse, así que lo hizo y sequedó a vivir en la misma ciudad.

Pero como buen emprendedor, no podía quedarse quieto tras su retiro,así que comenzó a trabajar como consultor de empresas. Hizo galade su poder de convencimiento entonces muy necesario, ya que el concepto deasesor externo para compañías aún no estaba muy extendidoen México, y logró contar entre su cartera de clientes a empresasmultinacionales como Kodak, Hewlett Packard, Motorola e IBM.

Horn es un hombre muy activo y después de dejar las asesorías, seconvirtió en presidente de la Cámara Americana de Comercio(American Chamber of Commerce) y formó parte de la Fundación dela Universidad de Guadalajara, donde ocupa aún un lugar importante comomiembro honorario.

Barquillos de Ideas

Durante su época como consultor, Horn y su esposa, Lena Mae Bingham, sededicaron a detectar los giros comerciales que hacían falta enGuadalajara, y eligieron uno que consideraron como la mejor opción:crear una fábrica de helados y tiendas en donde se vendieran.

Decidieron que, además de ofrecer deliciosos sabores de frutas ycombinados, darían a sus clientes un espacio amplio y agradable, conmesas y sillas, para que comiran helados, malteadas ypasteles . . . con más helado.

Lo único que restaba era nombrar al negocio, y Horn decidióbautizarlo Bing, que era como él llamaba, cariñosamente, a suesposa, pues se trata del diminutivo de su apellido paterno (Bingham).

Adolf se encargaba de la producción de los helados y Lena de laadministración del negocio. Para iniciar la empresa tomaron los US$17,000 que habían logrado ahorrar y solicitaron a un amigo mexicano unpréstamo por otros US$ 10,000. Desde la apertura de Bing, se dedicaronal negocio realmente en cuerpo y alma.

Pronto su fama de calidad y excelente sabor, el nuevo negocio atrajo numerososclientes. La empresa creció tanto que el matrimonio estadounidenserecibió ofertas de compra por parte de poderosos grupos industrialescomo Alfa y Cifra. Sin embargo, ellos disfrutaban mucho de manejar su negocio yse rehusaron a venderlo.

No obstante, vino un cambio de planes cuando Lena comenzó a tener gravesproblemas de salud. En 1983, Horn decidió vender Bing para dedicarse alcuidado de su esposa. Ocho años después ella falleció.

Las circunstancias obligaron a Horn a retirarse por un tiempo, pero una vezrecuperado el ánimo, proyectó un nuevo negocio en el ramo:convocó a algunos amigos para compartirles sus planes y se constituyeronentonces como una nueva sociedad. Así nació Dolphy.

El grupo de socios de Adolf B. Horn está encabezado por José LuisGonzález, presidente del grupo Quan. Decidieron nombrar Dolphy a lanueva heladería, pues es el sobrenombre con el que llaman sus amigos aHorn. Su emblema es un delfín.

En el sector de los helados, Adolf B.Horn es una garantía de acertadaadministración de negocios y conocimiento en la elaboración deestos confites.

Ese es uno de los ingredientes más atractivos del negocio y por eso lafirma ya ha podido establecerse en ciudades como Los Mochis, Cabo San Lucas,Cd.Obregón, Navojoa, Tijuana, Matamoros, Saltillo y Reynosa.

Retrato de un Emprendedor

Delgado, alto, siempre con camisa blanca, corbata de moño, en ocasionessuéter para la oficina y saco para asistir a algún eventoespecial, Horn se ha convertido en un personaje muy respetado y querido en elmundo de los negocios.

A pesar de su edad, sigue activo y emprendiendo. &flashquot¿Qué máspuedo hacer; vivir solo, retirarme para irme a sentar a mi casa? Nopodría&flashquot, dice categórico.

Horn afirma que su filosofía se basa en trabajar por el placer dehacerlo y no tan sólo por dinero. &flashquotLuego, si ya se tiene el dinero,también es necesario saber como gastarlo&flashquot, agrega.

Al pedirle que enviara un mensaje a nuestros lectores, Dolphy dijo:&flashquotPrepárense mucho porque la vida es una evolución constante. Nodejen que el trabajo empañe sus relaciones familiares y humanas. Sitienen problemas, busquen soluciones: siempre las hay&flashquot.

Queda claro que en casos como el de Adolph Horn, ser emprendedor es másque una tarea que se lleva a cabo para ganar dinero; es, más que nada,un estilo de vida.

Entérate

Poco después de la fundación de Helados Bing, Adolf B. Horn y susocio José Luis González franquiciaron la firma. Cuando Horn seretiró, el otro participante decidió acceder a un ofrecimiento deHelados Holanda y vendió la marca. Tiempo después reincidieron enla sociedad y formaron Helados Dolphy, que como se ha dicho, ha alcanzado unposicionamiento de mercado considerable gracias a que se ha concesionado.

Las condiciones para poner una tienda, son relativamente pocas, los interesadosdeben comprometerse a comprar toda la materia prima a Horn y González,quienes a cambio realizan una investigación de mercado previa a laapertura del negocio. Otro de los requisitos es pagar una cuota mensual paragastos de publicidad y promoción; de esta manera, ganan ambas partes yse generan más oportunidades de negocio.

Contacto

Helados Dolphy, Fernando Selada 2720, Col. Arcos Vallarta 44130,Guadalajara, Jal., Tel. (52-3) 630-1490, fax (52-3) 616-2148

Comentarios
cp_ipad cp_ipad cp_ipad
Recomendaciones