Oct
31
2014

Volverse rico no es tan difícil

Kim Kiyosaki te presenta dos secretos para obtener seguridad e iindependencia financiera.

Por Kim Kiyosaki
02-22-2010

1. Comprender que no toda deuda es mala. E
s necesario distinguir entre una deuda benéfica y una perjudicial. La mayoría de nosotros estamos familiarizados con las deudas malas. Entre éstas se incluyen, por ejemplo, las deudas de tarjetas de crédito, la hipoteca de la casa y los créditos para pagar escuelas. ¿Por qué son deudas malas? Porque cada mes tienes que hacer un pago, y el dinero para hacerlo sale de tu bolsillo.

¿Qué es una deuda buena? Para decirlo de manera simple, es aquella que alguien más paga por ti cada mes. Por ejemplo: yo tengo una deuda hipotecaria y casi todas las propiedades de inversión que poseo están de esta manera. Tengo hipotecas sobre edificios de departamentos y edificios comerciales en donde los inquilinos de esas propiedades pagan las hipotecas, no yo. Por lo tanto, éstas son deudas benéficas.

Un préstamo para comprar un automóvil puede ser, de hecho, una deuda buena. Vamos a suponer que te compras un bonito y espacioso sedán para usarlo como taxi. Las tarifas que obtienes de los pasajeros pagan el préstamo de tu auto, no lo pagas tú directamente.

Una amiga obtuvo un préstamo para comprar 100 máquinas expendedoras de chicles. Ella y su hijo distribuyeron esas máquinas por toda la ciudad y cada semana recogían el dinero de éstas. Sus ganancias se destinan a pagar el préstamo. La conclusión es que las deudas malas te empobrecen, mientras que las deudas buenas te hacen rico.

2. Maneja tu dinero como un negocio.
Mejor aún: manéjalo como si se tratara de un negocio innovador que hubieras creado, en el que estuvieras activamente involucrado y al cual le apostaras todo.

Mucha gente maneja su dinero como si se tratara de un mal necesario. Preferirían no tener que molestarse con los detalles de cuánto ingresa y cuánto sale. Ese no es un hábito saludable en relación con el dinero y al final puede conducirte a un desastre financiero.

Aquí algunas ideas que exploran cómo adoptar una mentalidad positiva para convertirte en el mejor de los inversionistas.

En lugar de ver las finanzas del hogar como simple dinero que llega y se va, crea un nuevo negocio llamado “Manejo y crecimiento de mi dinero”. Administrar tu dinero es sólo el principio de la empresa; hacer crecer tu dinero es potenciar el espíritu emprendedor.

¿Qué puedes hacer para tomar lo que tienes y multiplicarlo? Esa es la marca característica de un verdadero emprendedor.

Si un negocio gasta constantemente cada mes más de lo que ingresa, al final esa práctica lo conducirá a la bancarrota. Lo mismo ocurre con lo que ingresa en el hogar. Si tienes el hábito de gastar más de lo que llevas a casa y no pones atención a la forma en que tu dinero fluye, tú también terminarás en una crisis financiera.

Por eso, sé un emprendedor ahorrativo. Involúcrate activamente en la administración y ve crecer cada peso que ingresa en tu “nuevo negocio”. Tal como una empresa necesita tener ganancias para permanecer en el mercado, tu dinero debe dar rendimientos para asegurar tu futuro financiero.

Estudia, aprende e invierte sabiamente, de esta manera construirás el futuro que verdaderamente deseas.

 
www.SoyEntrepreneur.com

Comentarios